Loading

7 cosas que ver y hacer en Phnom Penh


Hasta en 3 ocasiones pasé por Phnom Penh durante mi viaje por Camboya, una ciudad con mucha vida, caótica y llena de historia. Las circunstancias no fueron las mejores para llevarme una buena impresión de la ciudad, sobre todo por el hecho de meterse de lleno con la moto en la locura de su tráfico, horrible. Y si además lo sumamos a las tormentas que me recibieron a modo de bienvenida que hasta en dos ocasiones me empaparon hasta los huesos, diré que Phnom Penh no entraría en mi lista de capitales favoritas del sudeste asiático.

Phnom Penh es junto a Siem Reap uno de los principales puntos de entrada al país, y allí llegué desde Tailandia dispuesto a comenzar mi aventura en moto alrededor del Camboya. Al salir del aeropuerto, una horda de taxistas y conductores de tuk tuk me rodearon para llevarme al centro, estos últimos a un precio cerrado de 9$, que ni siquiera daba opción a regatear. Así que opté por salir fuera donde encontré más tuk tuk quienes me llevaron hasta el hotel (The Mou Hotel) por 6$.

Lo que más me llamaba la atención de Phnom Penh era su reciente historia, cargada de sufrimiento, de olvido por parte de las instituciones, quienes parecían mirar hacia otra parte, y sobre todo de la lucha de un pueblo herido por salir adelante tras aquellos casi 4 años de masacre.

Un genocidio llevado a cabo entre 1975 y 1979 por el movimiento camboyano de los jemeres rojos, liderados por Pol Pot, en busca de un modelo agrario lejos del capitalismo y el imperialismo, donde ejecutaban a todo aquel que no representara sus ideales. Entre 1 millón y medio y 3 millones de camboyanos en su mayoría fueron eliminados, no sin antes sufrir trabajos forzados en condiciones infrahumanas, malnutrición (muchos niños morían de inanición) y torturas con la intención de destruir su identidad como país, su cultura, y sus sentimientos.

Si quieres conocer más sobre la historia del régimen de los jemeres rojos te recomiendo un par de lecturas muy interesantes como “El infierno de los jemeres rojos”, relato de una superviviente del genocidio, o “El legado de los jemeres rojos”. Así como la película basada en el libro de Loung Ung, otra superviviente del genocidio, que Angelina Jolie llevó a la gran pantalla con el nombre de “Primero mataron a mi padre” o “Se lo llevaron: Recuerdos de una niña de Camboya”.

Pero volviendo a Phnom Penh, voy a contarte 7 cosas que hacer en la capital camboyana para que no te pierdas nada en tu próxima visita:

 

1 – Visitar el Palacio Real y la pagoda de plata

Después de trasladar la capital camboyana a Phnom Penh, el Rey Norodom decidió construir el Palacio Real como residencia para la familia real. El recinto se divide en tres espacios, por un lado, el Palacio Khemarin, que literalmente significa el “Palacio de Rey Jemer”, la Sala del Trono, el cual alberga el trono real y el busto de los reyes, y por último, la famosa Pagoda de Plata.

 

Phnom Penh

 

Este último edificio, la Pagoda de Plata, contiene varias estatuas de Buda de oro, diferentes tesoros nacionales y una figura del Buda esmeralda, además de un Buda Maitreya a tamaño real encargado por el Rey Sisowath.

Horario: 7:30 a 11:00h y de 14:00 a 17:00h

Precio: 3$ por la entrada, a los que hay que sumar 2$ más por cámara de fotos.

 

 2 – Conocer la historia de la prisión S-21 Tuol Sleng

El horror está representado en este lugar, donde fueron torturados y asesinados más de veinte mil personas. Por eso, la visita es casi obligatoria para conocer la época más oscura de Camboya a través de imágenes, salas y testimonios de supervivientes.

Con la caída de los Jemeres Rojos en Phnom Penh por parte del ejército vietnamita, muchos de los últimos prisioneros fueron ejecutados, sobreviviendo solamente 12 personas, claves para el posterior juicio contra los líderes del gobierno genocida.

 

 

Se fundó entonces el Museo, originariamente un colegio, conservando gran parte de sus espacios, como las celdas individuales donde encerraban a los prisioneros apenas sin espacio para tumbarse, o las salas de tortura donde la mayoría de ellos moría tras confesar delitos que ni siquiera habían cometido, solamente para librarse del sufrimiento que sus verdugos les causaban.

Horario: 8:00 a 17:00h

Precio: 8$ con audioguía.

 

3 – Conocer el museo nacional

Probablemente el museo más importante de Camboya, el cual reúne la colección más grande de arte jemer, con artículos y figuras que datan desde la prehistoria hasta el final del imperio jemer. Una gran colección que incluye objetos de cerámica y bronce, así como figuras que a pesar del tiempo se conservan en perfecto estado.

El museo se encuentra a escasos metros del Palacio Real, por lo que es una combinación perfecta para visitar en una mañana o a lo largo del día.

Horario: 8:00 a 17:00h

Precio: 10$

 

 

4 – Dar un paseo junto al río por la avenida Preah Sisowath

La avenida Preah Sisowath o Riverside, es la zona donde más gente local se reúne, paseando, jugando con los niños o simplemente descansando a orillas del río Tonle Sap. Es una zona perfecta para salir del caos de tráfico que existe por Phnom Penh y poder relajarse después de un día de visita por la ciudad. Además al estar cerca de la zona más turística, cerca del Palacio Real y del Museo Nacional, no necesitarás transporte para desplazarte de un sitio a otro.

 

 

5 – Descubrir los horrores de los campos de exterminio de Choeung Ek

Otro de los lugares que nos recuerda la reciente historia de Camboya es Choeung Ek, un monumento creado para recordar a las víctimas del genocidio que allí perdieron la vida a manos de los jemeres rojos. Casi nueve mil cuerpos fueron encontrados en este lugar, en fosas comunes que los propios prisioneros cavaban.

La mayoría de los cuerpos que se encontraron aquí pasaron por la prisión Tuol Sleng sufriendo todo tipo de torturas para finalmente ser ejecutados en este campo de exterminio.

No es una visita agradable al igual que la de la prisión, con las excavaciones de las fosas comunes, cráneos clasificados por edad y sexo, simplemente pensar en el horror que se vivió en estos campos de exterminio puede herir la sensibilidad de mucha gente, pero nos podemos hacer una idea de lo que sufrió Camboya durante aquellos 4 años de régimen.

Horario: 8:00 a 17:00h

Precio: 2$

 

 

6 – Probar la comida camboyana

Como en todo el sudeste asiático, la gastronomía es uno de los atractivos de Camboya. Variedad, especias, picante y mucho sabor. Destacan siempre los noodles, las sopas y el arroz, pero hay dos platos que no puedes dejar de probar.

Por un lado está el amok, un plato a base de curry, leche de coco y jengibre, con una variedad de hojas. Veras diferentes tipos de amok, aunque el de pollo, pescado o tofu son los más consumidos.

El otro plato típico es el lok lak, todo un plato combinado a base de ternera o pollo marinado y cortado en trozos pequeños, arroz y en ocasiones acompañado de huevo frito. Un plato que a pesar de ser muy básico, es muy sabroso.

 

 

7 – Realizar unas compras en el mercado central

Este mercado construido en 1937 es en sí un monumento, con una enorme cúpula bajo la cual encontrarás una gran cantidad de puestos y de la que emergen varios pasillos donde se concentran otros puestecillos de todo tipo. Ropa, souvenirs, electrónica y artesanía es lo que podrás encontrar en el mercado central de Phnom Penh, también llamado Gran Mercado.

Merece la pena pasar un rato paseando por sus pasillos aunque solamente sea para conocerlo y descubrir también el verdadero ambiente camboyano, ya que no es un mercado exclusivamente para turistas.

Horario: desde primera hora de la mañana hasta las 17:00h

 

 

Alojamiento en Phnom Penh

De las tres veces que llegué a Phnom Penh me alojé en hoteles de varios tipos y precios, en habitación privada y en hostels con habitaciones compartidas:

 

The Mou Hotel

 Está situado en pleno centro, a 25 minutos caminando del mercado central y del museo Tuol Sleng. Dispone de habitaciones privadas amplias y luminosas, aire acondicionado y wifi, además de un bar en la azotea donde disfrutar de una cervecita después de un día recorriendo la ciudad. Precio medio.

 

Precious House Guesthouse

 Muy cerquita del Palacio Real y a escasos metros del río, este hotel cuenta con habitaciones privadas con wifi y aire acondicionado. Al encontrarse en una zona más turística, hay mucha variedad de restaurantes y bares en sus alrededores. Precio medio.

 

Billabong Hostel

 Su ubicación y el ambiente del hostel es su mejor baza. Se sitúa a escasos metros del mercado central, del museo nacional y del Palacio Real. Cuenta con habitaciones privadas y compartidas de 10 camas, aire acondicionado y wifi. El restaurante tiene bastante variedad para comer allí mismo, y la piscina es perfecta para relajarte y tomar el sol. Precio bajo.

 

 

Mi experiencia personal en la ciudad no fue la mejor, puede que el caos del tráfico, la multa que me puso la policía por la cara o las tormentas que me encontré hasta en dos ocasiones a mi llegada a la Phnom Penh. No obstante, si entras a Camboya por aquí, es un lugar interesante de cara a conocer un poco más lo que ocurrió alrededor del país, por lo que dedicarle un par de días me parece una muy buena opción.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario