Loading

7 maneras de evitar ponerte enfermo mientras viajas


No hay nada peor que ponerse enfermo estando de viaje, pierdes tiempo, dinero y puede que hasta tengas que ponerle punto final a tu viaje. No te preocupes, voy a darte unos consejos para no ponerte enfermo mientras viajas o al menos intentarlo, ya que a veces por mucho que lo intentemos es inevitable padecer algún tipo de malestar, como los famosos problemas intestinales provocados por el agua o por algunos alimentos.

Si viajas por un periodo de tiempo largo es normal que en algún momento te pongas enfermo o te pase algún imprevisto. Es una de las peores cosas que te pueden ocurrir mientras viajas, ya no sólo por el malestar fisico sino porque te encuentras en una ciudad nueva que seguramente sea preciosa y quieras explorar, y estás atrapado en la cama.

Por lo tanto voy a nombrar algunos consejos para intentar evitarlo que aunque puedan parecer obvios, muchas veces olvidamos por la emoción del momento. Seguro que todas las madres estarían orgullosas de ellos:

 

1-Lávate las manos a menudo


 

Los gérmenes están por todas partes y es normal que las manos se ensucien más de lo normal si estás por la calle en lugares de mucho calor. Por lo tanto es conveniente lavarse las manos con más frecuencia que cuando estamos en casa o bien llevar un botecito de gel antibacterial que siempre saca de muchos apuros.

Piensa que estás constantemente en contacto con dinero, animales o cualquier otra cosa, así que sobre todo a la hora de comer es muy importante la higiene de nuestras manos para evitar cualquier tipo de contagio.

Si mi madre me escuchara, ¡me daría un premio!

 

2-Toma vitaminas


 

Cuando estás viajando no sueles dormir lo suficiente, no te alimentas del todo bien y bebes mucho líquido por el calor. Esto no es la mejor manera para tener un cuerpo fuerte, por lo tanto tomar algunas vitaminas puede ayudar a mantener tu cuerpo sano y ayudar a subir tu nivel de energía.

Cuando apriete el calor y la sed, trata de tomar a menudo algún zumo de frutas como naranja o piña, que además de aumentar tu energia, te hidratará.

 

vitaminas

 

3-Lava todo antes de cocinar


 

Si te estás alojando en algún hostel quizás tengas una cocina que compartes con el resto de los huéspedes, pues bien, mi consejo es que laves de nuevo las sartenes, platos y demás  utensilios antes de utilizarlos,ya que muchos viajeros no son muy exhaustivos a la hora de limpiarlos.

El mismo consejo puede servir a la hora de comer fruta o una ensalada que has comprado en la calle. Normalmente te la lavarán antes de dártela, pero ten en cuenta que el agua que utilizan para ello, puede que no te siente bien, ya que normalmente es agua corriente. Así que si tienes una botella de agua a mano, vuelve a limpiarla antes de comertela.

 

4-Evitar los puestos callejeros de comida que estén vacíos


 

A veces la mejor comida puede estar en los puestos callejeros del mundo. Sin embargo, debes tener cuidado con algunos de esos puestos ya que puede ser fácil ponerse enfermo comiendo en estos lugares, por lo tanto si veis algún puesto vacío y el resto está lleno, evitarlo, si los locales no están comiendo allí por algo será.

Nosotros por ahora no hemos tenido nunca ningún problema y siempre tenemos tendencia a ir a comer a puestos callejeros para probar los platos típicos que comen los locales, desde luego, la mejor experiencia para probar la auténtica gastronomía de cada lugar, cruzaremos los dedos para que todo siga igual :-).

 

5-Intenta comer los alimentos muy hechos


 

Este punto viene un poco relacionado con el anterior, nuestro estómago no está acostumbrado a comer muchas de las bacterias que tienen algunos alimentos cuando estás viajando, por lo tanto te recomiendo pedir la comida bastante hecha para evitar este tipo de problemas. Cuando compramos carne en los puestos callejeros podemos decirle al vendedor que lo tenga un par de minutos más por si acaso y así ahorrarnos alguna molestia en el estómago.

 

puestos-callejeros

 

6-Consulta a Sanidad Exterior antes de salir de viaje


 

Antes de salir de viaje, asegúrate de consultar a un médico de sanidad exterior sobre las vacunas y precauciones que tienes que tomar.

Normalmente las vacunas básicas son fiebre tifoidea, fiebre amarilla en algunos casos, hepatitis A o tétanos, pero dependerá mucho del país al que vayas y de la duración del viaje.

Si vas a viajar a algún país con riesgo de malaria no olvides llevarte las pastillas y si vas a viajar al sudeste asiático también es recomendable vacunarse de encefalitis japonesa.

Para obtener más información, consulta a tu médico antes de salir, ellos tendrán la información más actualizada. En general, es importante obtener todas las vacunas y tratamientos antes de viajar porque no quieres correr ningún riesgo. Asegúrate de llevar tu libreta de vacunación, ya que en algunos países quieren verla antes de entrar.

 

7-Medicamentos baratos y fáciles de encontrar


 

En muchas partes del mundo, como por ejemplo, Asia o América Latina es fácil encontrar medicamentos que aunque necesiten receta médica en nuestro país puedas conseguirlos sin ella en estos países. El problema suele ser que no son exactamente como los que tenemos en España. Puede que tengan algún componente diferente o que las cantidades de medicación varíen pero para sacarte de un apuro te pueden servir.

Por ejemplo: Amoxicilina para unas anginas puedes encontrar en Tailandia sin ningún problema y sin receta médica.

Con esto quiero decir, que a veces intentamos traer de nuestra casa una farmacia portátil y no es necesario. Simplemente prepara un pequeño botiquín con medicamentos para tratar cualquier dolencia menor, como gastritis, fiebre o alergias.

 


 

Como ves, no es tan difícil prevenir posibles enfermedades durante nuestro viaje que pueda estropear una inolvidable aventura. Simplemente se trata de ser consciente de que las condiciones higiénicas de cada país son diferentes y puede que nuestro cuerpo no esté acostumbrado a ciertos cambios.

No obstante, no te preocupes, la mayoría de los casos suele acabar con unos días sentado en la taza del váter, o una reacción a algunas picaduras de mosquito, pero nada importante. Que un simple imprevisto no estropee tu gran viaje.

Deja tu comentario