Loading

¿Dónde ver orangutanes en Borneo?


Sin duda, recorrer el río en un Klotok y adentrarnos en la selva para disfrutar de los orangutanes en Borneo, fue una de las mejores experiencias que hemos tenido nunca. Poder admirar a estos increíbles animales en libertad, en su hábitat, a solo unos metros de nosotros, nos hizo reafirmarnos en lo maravilloso que es viajar.

Llegamos a Pangkalan Bun, al sur de Borneo en un vuelo desde Yakarta, nuestra ciudad de entrada a Indonesia desde Tailandia. Allí, nuestro guía, Toris, nos esperaba con una sonrisa para comenzar nuestra aventura.

Tras las presentaciones, nos montamos en un taxi que nos llevaría hasta nuestro Klotok (típico barco local). Puede parecer un barco poco estable y seguro en un primer momento, pero son unos auténticos todo terreno en aguas de Borneo.

 

Orangutanes en Borneo

 

En esta embarcación íbamos a pasar nuestras siguientes dos noches, desembarcando solamente en las estaciones preparadas para ver a los orangutanes, quienes llegan a estos lugares en busca de la comida que no pueden encontrar alrededor de la selva, sobre todo en la época en las que las frutas escasean. Aunque el motivo principal te lo explicaremos más abajo.

Nada más zarpar, mientras recorríamos las primeras millas a través del estuario hasta la primera estación de orangutanes, nos sirvieron nuestro primer almuerzo. Contundente y riquísimo, perfecto para coger fuerzas y adentrarnos en la selva que empezábamos a recorrer cuando el barco giro a babor a través de un estrecho río.

Las orillas se estrechaban, en algunos tramos, apenas podían cruzarse dos embarcaciones sin tocarse, y en cuestión de 1 hora, rato que aprovechamos para descansar y disfrutar del paisaje en la proa del barco, Toris nos anunció que habíamos llegado a nuestra primera parada.

Durante el paseo por la selva hasta llegar a la estación donde los guardabosques proporcionaban kilos de comida a los orangutanes, los nervios por encontrarnos con estas bellas criaturas aumentaban. No nos creíamos que por fin, después del fiasco que sufrimos 3 años antes durante nuestra visita a la Reserva Natural de Semenggoh, en Sarawak, Borneo malasio, íbamos a ver orangutanes.

Y allí estaban, mirando a cualquier lado encontrábamos orangutanes en las ramas de los arboles, y algunos otros en la plataforma preparada para colocar la fruta, tensos por si en algún momento aparecía el macho alfa de la manada. El momento era perfecto, un silencio total solamente roto por el sonido de la selva y los propios sonidos que emitían los orangutanes.

 

Orangutanes en Borneo  Orangutanes en Borneo  Orangutanes en Borneo

 

Permanecimos allí más de una hora que nos parecieron 10 minutos y regresamos al barco. Por el camino, Toris se paró en seco y nos señalo al interior de la selva. Un orangután macho, nos observaba a menos de cuatro metros de nosotros. Nuestro guía hizo un gesto para que avanzáramos, y la verdad, se nos pusieron de corbata cuando el animal comenzó a seguirnos. Después de unos minutos, nos dimos cuenta de que no había ningún peligro y simplemente nos acompañó hasta la orilla del río donde los guardabosques tienen sus casas y donde con suerte, encontraría algo de comida.

 

Orangutanes en Borneo

Orangutanes en Borneo

 

Ya era media tarde, así que mientras nos preparaban la cena, aprovechamos para darnos una ducha fresca, y para disfrutar del atardecer que nos regalaba Borneo mientras Toris y algún otro miembro de la tripulación tocaban el ukelele y cantaban. Tras cenar, charlar e incluso cantar con ellos, nos prepararon la mosquitera sobre nuestro colchón en la cubierta del barco, donde dormimos con el sonido de la selva de fondo.

 


A las 7 de la mañana ya estábamos de pie, dispuestos a aprovechar el día a tope. Aún nos quedaban dos puntos más donde disfrutar de los orangutanes.

Continuamos navegando por el río mientras cogíamos fuerzas con el desayuno. Hoy iba a ser un día duro ya que el sol pegaba fuerte, dentro de la selva, la sensación de calor sería mayor.

La siguiente parada era la estación de Pondok Tanggui, donde Toris se salió del camino establecido para meternos por la selva más profunda. Allí tuvimos la oportunidad de diferentes tipos de plantas carnívoras y una amplia gama de insectos.

 

Orangutanes en Borneo

 

Debía ser aún temprano para los orangutanes, probablemente seguían durmiendo, ya que en el momento en el que llegamos, aún no había ninguno. Las primeras en aparecer fueron las hembras con sus crías, quienes aprovechaban a comer la máxima cantidad de piezas de fruta posible hasta que llegase el resto de la manada.

Poco a poco, el resto de la familia se iba acercando, incluso algún macho hizo su aparición y se recostó sobre la plataforma como si fuera el sofá de su casa para comer la fruta.

 

Orangutanes en Borneo

 

Allí nos quedamos casi sin pronunciar palabra durante un buen rato hasta que Toris nos despertó de nuestro ensimismamiento para regresar al barco rumbo a la última estación.

Pasamos el resto de la mañana en el barco, tomando el sol, almorzando y disfrutando de las increíbles vistas hasta llegar a Camp Leakey. Este campamento se construyó en 1971 por la Doctora Biruté Galdikas, considerada la mayor experta en el comportamiento de los orangutanes.  Galdikas cumplió su sueño de estudiar orangutanes salvajes en los bosques del Sudeste Asiático alentada por el difunto paleoantropólogo, el Doctor Louis Leakey.

En la entrada, se puede visitar el centro de información sobre el seguimiento de las familias de orangutanes que viven en esta región, la historia del centro y otras curiosidades.

Ya en el centro de alimentación, un invitado hizo aparición. Antes de que llegaran los primeros orangutanes, un gibón se acercó a la plataforma y rápidamente se hizo con un puñado de plátanos.

 

Orangutanes en Borneo

 

Tras él, varios orangutanes llegaban tímidamente al lugar, hasta que los arboles comenzaron a moverse como si llegase una apisonadora y entre sus ramas apareció un macho enorme que arrancó un susurro de sorpresa entre los que allí estábamos. En este caso, el resto de primates no parecía temer al macho por lo que un grupo de ellos entre los que se encontraban varias crías se ponían las botas.

 

Orangutanes en Borneo

Orangutanes en Borneo

Orangutanes en Borneo

 

Unos truenos nos avisaban que se acercaba tormenta así que era momento de salir de la selva y regresar al barco antes de acabar empapados. Una vez allí, tras una relajante ducha, una deliciosa cena y una charla con Toris, nos dimos cuenta de la importancia de estos centros de investigación y de cuidado de estos animales. Y es que nosotros, solo vimos la parte bonita de la isla, la cuarta más grande del mundo, pero la realidad es muy diferente.

 

¿Qué ocurre en Borneo?

 

Como te contábamos al comienzo, unas de las razones por las que los orangutanes acuden a los centros de alimentación es que durante la época en la que la fruta no abunda, no pueden encontrar comida por si solos, pero, ¿porqué?

Hoy en día, solamente el 30% de la superficie de Borneo es selva. El negocio del aceite de palma está quemando casi la totalidad de la isla para seguir creando plantaciones, no importando si por el camino, acaban con una especie única como la de los orangutanes, quienes solo habitan en Borneo y Sumatra y es una de las especies del planeta en peligro de extinción. Además, con todo esto, están acabando con la posibilidad de que estos animales se puedan alimentar por sí solos.

La avaricia de algunas empresas está destruyendo lo que hace un tiempo fue uno de los pulmones del planeta, y con él, toda la vida que en ella habita.

 

Existen asociaciones locales para repoblar la selva

 

Como nos explicaba nuestro guía Toris, existen asociaciones y cooperativas de gente local, de las que él forma parte, que cada año donan dinero para comprar tierras, y de esta manera evitar que caiga en manos de grandes empresas.

Con este método, poco a poco, pretenden volver a ganar terreno y que su selva, vuelva a tener el esplendor del que un día gozaba, y a su vez, ayudar a los animales que cada año quedan atrapados en los incendios, provocando que muchos de ellos mueran calcinados.

Aún queda un largo camino por recorrer, pero al menos, hay esperanza para Borneo, un lugar que nos ha enamorado y nos ha sacado la espina de nuestra anterior visita.

 

¿Cómo llegar a Pangkalan Bun?

 El de Pangkalan Bun es un aeropuerto muy pequeño con apenas un puñado de vuelos diarios, pero donde puedes llegar desde cualquier cuidad principal de Indonesia. Yakarta o Surabaya suelen ser los más económicos pero siempre puedes echar un vistazo en los buscadores de vuelos para encontrar el que mejor se adapte a tu viaje. Eso sí, como en cualquier aeropuerto indonesio, prepárate para retrasos e incluso cancelaciones. La puntualidad en los vuelos no es algo de lo que puedan presumir.

Encuentra tu vuelo barato

 

¿Cómo contratar un crucero en Borneo?

En internet puedes encontrar muchas empresas donde contratar una excursión como esta, ya sea para pasar dos noches durmiendo en el barco y recorriendo la selva, o simplemente hacer un crucero de un día.

Nosotros estuvimos encantados con nuestro guía Toris, siempre atento a nosotros, buen conocedor de los orangutanes, divertido y muy buen tío. Así que, como no podía ser de otra manera, te animamos a que le conozcas en tu próximo viaje a Borneo y de esta manera aportar tu granito de arena para salvar la isla y su biodiversidad.

Contacta con Toris

 


Tras una última noche en el barco, de nuevo con el sonido de la selva y bajo una palmera llena de luciérnagas, llegaba el momento de decir adiós a Borneo. Finalizaba esta experiencia donde la comenzamos, en el embarcadero improvisado donde atracan varios klotok en paralelo.

La sensación era de pena por acabar esta pequeña aventura, pero a la vez nos recorría un sentimiento de alegría y emoción de haber cumplido uno de nuestros objetivos, conocer a estas familias de orangutanes en Borneo, una experiencia que no olvidaremos.

2 Comments

  • Diana

    Hola! He contactado con Arda, la mujer de Toris, y me ha dicho que tenía klotok disponible las fechas que yo quería.
    Me ha dicho que no tengo que pagar ninguna señal, y no tengo nada que justifique que lo voy a contratar. A vosotros os paso igual? Me puedo fiar? Me da miedo coger vuelos y que luego no sea lo que pactamos o no haya nada disponible.
    Gracias

    5 julio, 2018 at 23:05
    • Recomiendo el mundo
      Recomiendo el mundo

      Hola Diana,

      Sí, en nuestro caso tampoco tuvimos que poner señal y no tuvimos ningún problema con Toris, estuvimos en contacto por whatsapp en todo momento. Una vez que confirmamos la fecha con él, nos pidió que le enviáramos los vuelos para saber la hora de llegada y salida, para recogernos y dejarnos de nuevo en el aeropuerto, y los pasaportes para hacer el registro del Parque Nacional.
      Hace unos días estuvieron también con él unas amigas nuestras y fue todo genial, así que no te preocupes, es de fiar. 😉

      Espero que lo disfrutéis, es un tour genial.

      Muchas gracias por escribirnos. Un saludo!!

      6 julio, 2018 at 0:34

Deja tu comentario