Loading

Esperance: canguros en las playas más blancas de Australia

 


Esperance y sus alrededores se merecía un artículo específico para contar con detalle todo lo que esconde esta preciosa región. En el post de nuestra segunda etapa del road trip australiano te contábamos cuales eran los lugares más significativos, pero esta vez te queremos narrar con más detalle lo que descubrimos kilómetro a kilómetro a través de la costa de Esperance.

Como sabrás si has leído los anteriores artículos, viajábamos junto a nuestra furgoneta Pakita a través de la costa sur de Australia desde la ciudad de Perth. 1200 kilómetros después, nos acercábamos a uno de los puntos clave de nuestra aventura, Esperance, del que habíamos recabado información sobre sus lugares más característicos, y allí nos dirigíamos.

Unos kilómetros antes de Esperance, y al igual que ocurría en aquellos libros de historias múltiples en los que te daban varias alternativas para seguir tu aventura, la carretera se bifurcaba, dándonos dos opciones. La primera era seguir la carretera dirección a la ciudad, y la segunda, bordear la costa viendo las maravillas que contiene la ruta Great Ocean Drive. ¿Ya sabes cual elegimos verdad?

Esta ruta abarca a espectacular costa de Esperance que te lleva a través de tranquilas bahías, miradores, acantilados e interminables vistas al océano.

Nos dirigimos hacia un lago muy curioso, Pink Lake, que como su propio nombre indica, debía ser rosa. Aunque…ese día no estaba por la labor de regalarnos su mejor color. A decir verdad, muy rosa no se veía, más bien un gris rosado, poco definido. El caso, es que no siempre adopta este color rosado, si no que se trata de un fenómeno que causan las abundantes algas verdes que habita en el lago, las cuales necesitan una combinación óptima de luz y temperatura para que acumulen el pigmento rojo que da color al lago.

 

Esperance

 

La carretera avanzaba por la costa, apareciendo de vez en cuando pequeños desvíos que llevaban hasta otros lugares de interés. Uno de estos desvíos nos llevó a través de Eleven Mile Beach Road hasta una playa con el mismo nombre.

Con acceso protegido a la bahía por ambos lados de la costa, nos encontramos con un lugar increíble, arena blanca y agua turquesa que nada tiene que envidiar la del Caribe. Para los más aventureros, hay acceso en 4×4 o quads a las playas más hacia el oeste. Normalmente esta práctica se realiza en invierno ya que la playa se encuentra desalojada. Si estás pensando en viajar con tu mascota, seguro que te alegrará saber que en Eleven Mile Beach está permitido el acceso.

La siguiente parada fue Wind Farm, situada a 16 kilómetros al oeste de Esperance en la Great Ocean Drive. Este parque eólico se encuentra al norte, donde los vientos llamados “Roaring Forties” soplan más fuerte. No es más que una serie de molinos de viento, pero las vistas al océano junto a estos gigantes, te muestran en todo su esplendor la fuerza de la naturaleza a pleno rendimiento.

 

Esperance

 

El nombre de Ten Mile Lagoon, otro punto de interés, esconde una playa completamente salvaje que cuenta con grandes rocas en su orilla, las cuales actúan como un rompeolas natural, formando una larga piscina que se considera más cálida que el océano. Es perfecta para realizar actividades de todo tipo, surf, paddle surf, paseos en boogie e incluso no será extraño ver alguna que otra persona pescando. Si te gusta el nudismo, a escasos 200 metros podrás encontrar una playa libre de ropa.

Acantilados y grandes caídas sobre el océano es lo que ofrece Observatory Beach, donde sus enormes olas y el viento son perfectos para practicar kite surf alejado de la multitud de otras playas. El surf, como no, es otra de sus actividades más famosas junto a sus vistas privilegiadas, aunque el atardecer probablemente sea su punto más fuerte.

 

Esperance

 

Probablemente el lugar por el que más merece la pena recorrer esta ruta costera de Esperance es Twilight Beach, nombrada la playa más popular del Estado de West Australia. Nada más acceder a la playa desde el aparcamiento, dos grandes rocas sobresalen sobre el agua turquesa completamente cristalina, y arena blanca como la nieve bajo tus pies. Aquí, el snorkel es una de las prácticas más populares con una gran visibilidad y una gran variedad de especies marinas sobre todo cerca de las grandes rocas. En la parte occidental de la playa se reúnen también un gran número de surfistas.

Junto a aparcamiento, Sandra tuvo un pequeño susto, y es que, en el estrecho camino de acceso a la playa, una serpiente negra se cruzó en su camino a escasos 30 centímetros. Y no es que temiera por su vida, pero sabiendo que en Australia se encuentran las especies más peligrosas del mundo, lo mejor era quedarse parado para dejar pasar a nuestra amiga.

 

Salmon Beach y Blue Heaven, a escasos 7 kilómetros de Esperance son otros dos ejemplos del espectáculo que ofrece esta zona. Más salvaje que Twilight Beach, no es extraño encontrar gente pescando junto a la orilla.

Por último, nuestro último punto del día antes de llegar a Esperance fue Rotary Lookout, un mirador con vistas a toda la costa que acabamos de recorrer desde donde se puede apreciar la magnitud y la majestuosidad de esta costa.

 

Esperance

Esperance

 

Para pasar la noche teníamos dos opciones, una era buscar un camping en el mismo pueblo, ya que en Esperance no está permitido pernoctar en aparcamientos u otras zonas, o bien adentrarnos directamente en lo que sería nuestra visita al día siguiente, el Parque Nacional Cape Le Grand, el cual ofrece un camping para pasar la noche dentro del parque. Por lo que sabíamos, este camping no disponía de electricidad para cargar la furgoneta y nuestros aparatos eléctricos, por lo que optamos por quedarnos en Esperance, en el Bushland camping, por 30$ la noche.

Sin embargo, el camping de Parque Nacional es una opción genial para pasar varios días mientras lo recorres entero a tu ritmo. Te dejamos información de su página web para que elijas tu mejor opción.

Alojamiento en Cape Le Grand

 

Pero Esperance todavía nos tenía guardadas varias sorpresas más que fuimos descubriendo a lo largo del día siguiente, y es que a pocos kilómetros se encuentra el Parque Nacional Cape Le Grand, posiblemente el más espectacular de la costa sur australiana, hogar de las zarigüeyas pigmeas y del canguro gris occidental. Estos últimos se ven a menudo descansando en las playas de arena blanca, o saltando entre los campings locales y socializando con los visitantes del parque.

 

¿QUIERES UN DESCUENTO EN TU PRÓXIMO SEGURO DE VIAJE?

5% descuento IATI
 


Al día siguiente quisimos madrugar para llegar de los primeros a una playa que llevábamos tiempo esperando. Nombrada la playa más blanca de Australia, Lucky Bay es la casa de los canguros grises, los cuales aprovechan el calor para salir a la arena blanca de esta preciosa playa para tomar el sol, buscar algo de comida e interactuar con la gente.

Tras pagar la tasa de 13$ por el acceso al Cape Le Grand, nos dirigimos directamente a Lucky Bay.  Llegamos con la incertidumbre de si el día había amanecido lo suficientemente soleado para que nuestros esperados amigos hicieran su aparición. No había absolutamente nadie en la playa, ni humanos, ni canguros, por lo que la ilusión inicial fue disminuyendo poco a poco, sobre todo al recorrer casi en su totalidad la bahía sin ningún rastro de canguros.

Tras un paseo de una hora, la vuelta supuso un bajón importante al no poder encontrar ninguno a lo largo de toda la playa. Unos metros antes del parking, desde lejos, distinguimos cierto movimiento entre los arbustos que limitaban la playa. No estábamos completamente seguros de lo que estábamos viendo, pero a medida que nos íbamos acercando, nuestra ilusión volvió a aumentar. Efectivamente, ¡eran canguros en busca de comida!

 

Esperance

Esperance

 

Con cuidado de no asustarles, nos acercamos a ellos con cuidado para fotografiarles. Poco a poco, cuando vimos que iban confiando más en nosotros, pudimos disfrutar de más cerca de estos preciosos marsupiales. Lo que viniera después de esto el resto del día, nos daba igual, habíamos conseguido nuestro objetivo principal. 🙂

Pero lo cierto, es que lo que nos deparaba el resto del día fue también emocionante y espectacular. Thistle Cove era buena prueba de ello. Sin apenas tiempo para asimilar el momentazo con los canguros, llegamos a esta cala al oeste de Lucky Bay para flipar con sus vistas. La vegetación que rodea a la playa, salpicada de pequeño humedales de agua dulce, servían de cobijo para los antiguos aborígenes. ¿Te imaginas vivir delante de un lugar como este sin nada alrededor?

En la parte alta de la playa se ubica una roca muy especial, Whistling Rock, una gigante losa curvada de tal manera que los sonidos ambientales y sobre todo del mar agitado se amplifican donde se escuchan algunos efectos interesantes.

 

Esperance

Esperance

 

Saliendo un poco de la costa y dejando las playas nos adentramos hasta darnos de cara con Frenchman`s Peak, una montaña de 262 metros de altura con unas vistas panorámicas impresionantes de todo el Parque Nacional. El ascenso son unos 3 kilómetros a través de un camino escarpado de roca desde el aparcamiento, una hora y media que exige tener una forma física importante para subir sin problema.

Nuestra última parada fue de nuevo en la misma costa para visitar dos playas separadas un par de kilómetros a través de un tramo del Le Grand Coastal Track, un recorrido de 20 kilómetros alrededor del Parque Nacional. Hellfire Bay, la primera de ellas,  se extiende 600 metros a lo largo de la costa, con olas perfectas para practicar surf o incluso kite surf en días de viento. En el extremo oriental de la playa un pico de granito separa esta playa de su hermana pequeña, Little Hellfire, por lo que su acceso se realiza, como decíamos a través de un tramo del Coastal Track.

 

Esperance

Esperance

 

Estos solamente es un pequeño ejemplo de lo que se puede encontrar en Esperance y en el Parque Nacional Cape Le Grand. Se podría hacer un viaje específico solamente para recorrer esta impresionante zona natural, ya que en cada rincón se puede encontrar auténticas maravillas, de las que dependiendo de la época, puedes disfrutar para ti solo.

Existen además varias rutas para hacer caminando, de diferentes dificultades para que puedas elegir entre cualquiera de ellas, como la que separa Esperance Bay de Twilight Beach, de 12 kilómetros, o la Great Ocean Walk. Ambas con un grado de dificultad medio-bajo, con los que podrás disfrutar a tu ritmo de cada rincón. O bien, para los más preparados, recorrer los 20 kilómetros del Le Gran Coastal Track que hemos comentado más arriba, de dificultad alta, solamente para personas con una buena forma física.

Si necesitas más información acerca de Esperance y del Cape Le Grand, te dejamos un enlace a su página web de turismo para que conozcas más a fondo todo lo que tienen para ofrecer. Rutas, playas, actividades y muchas más.

Turismo de Esperance

 


Si quieres preguntarnos algo, no dudes en escribirnos en la caja de comentarios aquí abajo y estaremos encantados de ayudarte en todo lo que podamos. También puedes hacernos llegar tus dudas a través de nuestra página de Facebook.

 

Deja tu comentario