Loading

¿Cómo gestionar un viaje de larga duración?


Por fin ha llegado el día, ese que llevabas preparando tantos meses, después de un duro año de trabajo, es el momento de disfrutar de tu viaje. Dos semanas, tres con suerte, son las que tienes para tratar de desconectar de tu jefe y tus tareas para disfrutar de esos días en los que intentas aprovechar al máximo tu tiempo porque cuando quieras darte cuenta, estarás otra vez sentado en tu silla de oficina pensando en cual será tu siguiente aventura.

No te preocupes, es normal que tengas la sensación de que no desconectas del todo, o que esas tres semanas se han pasado como un suspiro, pero en realidad lo que has vivido en ese tiempo es más de lo que te imaginas, las experiencias, la gente que has conocido por el camino, servirá para recargar pilas hasta la siguiente vez que tengas la oportunidad de escaparte.

 

Si esto te sabe a poco, existen otras fórmulas para conseguir alargar tu estancia sobre todo en países más alejados que requieren más tiempo para explorarlos, para saborearlos, para vivirlos.

 

La más común de todas, la temida excedencia. Si, lo sé, en la situación en la que estamos, ¿Quién sería capaz de arriesgarse a perder su empleo por una locura como coger una excedencia para viajar?. Es obvio pensar, que en pleno apogeo en tu oficina, en el que no das abasto debido a la carga de trabajo, es impensable cogerse un tiempo.

Pero, si existe la oportunidad en la que esa carga no es tal, ¿Qué te impide ejercer tu derecho de tomarte un tiempo para ti?. Probablemente, tu jefe.

Vale, si tienes ese jefe cabroncete, quien espera un mínimo despiste para darte la patada, mi consejo es que no lo intentes.

En cambio, un jefe comunicativo y comprensivo puede entender que en un periodo en el que el trabajo no abunda, puedas tomarte un tiempo de respiro tanto en lo laboral como en lo personal de uno, dos o tres meses. Además, esto puede ayudarte a regresar con más ganas y energía a tu trabajo.

Hazme caso, nadie es imprescindible y seguro que otras personas pueden hacer tu parte de trabajo en tu ausencia.

Así que sea cual sea tu planteamiento o la duración de tu viaje, la pregunta es:

 

¿Cómo gestionar un viaje de larga duración?   

 

Una vez que tienes decidida la fecha de tu viaje, comprado el vuelo, y echado un vistazo a varios itinerarios y rutas, no debes olvidarte de los pasos a seguir si no quieres llevarte algún susto.

 

Gestionar un viaje

 

1 – El visado

Aunque parezca algo obvio, hay gente que no repara en el tiempo que lleva hacer este trámite. La mayoría de los países a los que viajes, probablemente solamente exijan el pasaporte a la entrada si piensas estar menos de un mes.

Sin embargo, muchos países como por ejemplo Tailandia, si los visitas por más de un mes requieren de un visado de turista, estudiante, trabajo, etc…que deberás solicitar a la embajada correspondiente en España enviando una serie de documentos, entre ellos el formulario de solicitud de visado. Infórmate de dichos documentos en la embajada del país correspondiente.

La gestión de visado puede tardar entre cinco y siete días, así que atento a los trámites necesarios del país a donde vayas a viajar y los documentos requeridos para evitar sustos de última hora. No serías el primero que se queda en tierra por no informarse previamente.

 

2 – Vacunas

Otra de las gestiones previas que suele dar más de un quebradero de cabeza son las vacunas. Ya no por el medicamento en sí, sino porque es aconsejable pedir cita para acudir al centro de sanidad internacional más cercano a tu localidad para que un médico especializado te aconseje sobre las vacunas necesarias para tu viaje.

El problema aparece cuando esperas demasiado para concertar una cita y no hay disponibilidad hasta un mes después, así que te encuentras con que te marchas en dos semanas y no puedes acudir a visitar al médico.

Existen varias soluciones para este imprevisto, la primera y menos aconsejable es buscar por internet cuales son las vacunas necesarias directamente desde la página web de sanidad exterior. Aunque está perfectamente explicado, siempre es aconsejable visitar a un médico especializado.

La segunda de ellas es tratar de buscar otro centro de vacunación internacional en alguna otra ciudad cercana a la tuya y probar suerte con la disponibilidad.

 

Gestionar un viaje

 

3 – Seguros de viajes

Siempre decimos que más vale prevenir que lamentar, y en este caso el ejemplo no podía ser más claro.

Muchos turistas deciden lanzarse a la aventura sin ningún tipo de seguro porque opinan que no merece la pena pagar por un servicio que probablemente no tengan que usar, y así contar con algo más de presupuesto para el viaje.

Pero lo que probablemente no sepan es que si por cualquier razón, necesitan visitar a un médico, tanto la visita como los medicamentos si los requiere, les puede salir más caro que el propio seguro.

Ya sea por un accidente mientras haces algún trekking, una caída en moto, o una reacción a una picadura de un mosquito, puede hacer que el presupuesto con el que cuentas se reduzca considerablemente.

La decisión es personal, pero no digas que no te avisé.

 

¿QUIERES UN DESCUENTO EN TU PRÓXIMO SEGURO DE VIAJE?

5% descuento IATI

 

 

4 – ¿Qué meto en mi mochila?

Lógicamente esto dependerá de la duración del viaje, y del clima que vayas a encontrarte en el destino. Pero siempre una serie de cosas que no pueden faltar en tu equipaje aunque viajes con un espacio reducido como en el caso de la mochila.

  • Documentación: Por supuesto, no puedes olvidar tu pasaporte, tu licencia de conducir, tarjetas de crédito, etc. Procura llevarlas siempre en un lugar seguro y a ser posible siempre encima de ti, ya que si lo guardas en la maleta y esta se pierde por el camino, puedes encontrarte con problemas.
  • Saco de dormir: Sobre todo si tu intención es viajar sin nada planeado y no sabes dónde vas a dormir cada noche, el saco de dormir puede ser un gran aliado.
  • Toalla: Si tienes pensado dormir en hostels o albergues donde no es muy probable que te presten toallas. Cuanto más ligera, mejor. Las de microfibra suelen ser livianas y no abultan apenas nada, así que no te ocupará mucho espacio en tu mochila.
  • Adaptador de enchufes correspondiente a cada país.
  • Candado para las taquillas si es que vas a dormir en hostels.
  • Mosquitera: Aunque vayas vacunado para determinadas picaduras de mosquito, es recomendable llevar una mosquitera, ya que por las noches pueden acribillarte. Además, existe riesgos de contagio como por ejemplo de Dengue en el sudeste asiático del que no existe vacuna, así que la prevención es muy importante.
  • Cámara de fotos, móvil + cargadores: Para no perderte ni un solo momento de tu viaje, la cámara de fotos es indispensable, con varias tarjetas de memoria para no quedarte sin espacio.

El móvil también te servirá de gran ayuda para consultar mapas o conectarte a internet en tu alojamiento o en restaurantes y bares. Si tu móvil está liberado puedes consultar los precios de una tarjeta SIM local y estar conectado en todo momento.

 

  • Botiquín: Puede que no tengas que usarlo, pero no viene mal llevar un pequeño kit para alguna situación de emergencia. Anti inflamatorios, repelente de insectos, antiséptico, vendas, gasas, antidiarreicos, antihistamínicos, antibiótico, protector solar, esparadrapo.. un truco para que ocupe menos es llevar los medicamentos sin la caja.

Botiquín de viaje: ¿Qué llevar?

  • Ropa: dejo esto para el final porque es un tema bastante personal. Pero en mi opinión no es necesario cargar el equipaje con “por si acasos”, ya que si viajas con mochila, cada kilo de más puedes notarlo bastante. En países calurosos, no cargues la mochila con camisetas y pantalones para cada día, es mejor lavarla durante el viaje que cargar con un peso extra. En lugares más fríos, es inevitable llevar ropa abultada, pero aún así lleva solo lo imprescindible.

 

Gestionar un viaje

 

5 – Alojamiento

Por último, en lo referente al alojamiento, hay viajeros que prefieren viajar solamente con el hotel de la primera noche reservado y después ir improvisando su viaje sobre la marcha.

Ésta es una buena opción si viajas durante un periodo de tiempo más largo que 2 o 3 semanas, porque te permite vivir el viaje de una manera más auténtica, y visitando los lugares que quieres sin un tiempo marcado, ya que a veces una ciudad ofrece más cosas de las que te habías informado y de esta manera tendrás más libertad.

Pero si esta no es tu manera de viajar, siempre puedes reservar tu alojamiento desde casa antes de empezar la aventura. A veces puede que los precios sean más económicos reservando desde casa que en el propio establecimiento.

 

Encuentra aquí tu alojamiento barato

 

Gestionar un viaje

 


Como ves, no son muchos aspectos los que debes tener en cuenta para gestionar un viaje largo y que todo salga perfecto. Aunque la perfección no existe, ya que pueden surgir imprevistos en cada momento, no está de más estar preparado para solventarlos lo más rápido y eficiente posible.

Ahora, es tu momento. Comienza a preparar todo lo necesario para tu próximo destino y disfruta de la aventura de viajar. ¿Cuál es el viaje de tus sueños? Déjanos tu comentario más abajo o en nuestra página de Facebook.

 

Deja tu comentario