Loading

Nusa Penida, la perla escondida de Bali

 


Visitar Nusa Penida no entraba dentro de nuestros planes, de hecho, apenas habíamos oído hablar de esta isla al sur de la archi mega conocida Bali. Pero como siempre pasa en estos casos, varias personas nos habían hablado maravillas de este lugar durante el viaje, así que ahí estábamos los 3 (Sandra, Eli y yo), en Lombok, debatiendo cual sería la mejor opción para pasar las siguientes 3 noches.

Como habréis imaginado por el título del post, Nusa Penida ganó por mayoría. Decidimos no ir a Flores en barco como teníamos pensado en un principio, para visitar este pequeño trozo de paraíso en medio de Indonesia, y la verdad es que no nos defraudó en absoluto.

Nusa Penida forma parte de un pequeño archipiélago junto a otras dos islas más de menor tamaño, Nusa Lembongan y Nusa Ceningan, a tan solo 40 minutos en barco de Bali.

Uno de los mayores atractivos de esta isla es la tranquilidad que se respira. El turismo en masa de las islas más próximas aún no ha llegado a Penida, aunque hay un par de puntos que están bastante petados de gente. Algo normal, viendo lo impresionantes que son. Sigue leyendo, que más abajo te contamos todo sobre los mejores lugares de la isla.

 

 

¿Cómo llegar a Nusa Penida?

La manera más sencilla de llegar a Nusa Penida es desde su vecina Bali. En nuestro caso, volamos desde el aeropuerto internacional de Lombok hasta Bali Denpasar, donde cogimos un taxi hasta el puerto de Sanur por 100.000IDR.  Lo compartimos con una chica alemana que conocimos a la salida del aeropuerto y que también se dirigía al puerto, así que entre los cuatro salió algo más económico.

Una vez allí, existen varias oficinas donde reservar el Speed boat (lancha rápida)  dirección a la isla, con varios horarios, desde las 06.00h hasta las 17.00h aproximadamente y diferentes tipos de barco (más rápido o más lento) para elegir el que mejor te convenga.

Lo normal es comprar un billete de ida y vuelta, ya que sale más barato, dejando la fecha de regreso abierta para estar los días que necesites en la isla. Pero no olvides informar el día anterior o el mismo día temprano de vuestra salida a la compañía correspondiente para guardar una plaza en el ferry de vuelta. En el billete viene un teléfono al que llamar, si no tienes en el móvil una tarjeta Indonesia puedes pedir en el hotel que llamen por ti.

 

Precio Lancha rápida, ida y vuelta = 350.000IDR por persona.

 

Ya en el puerto de Nusa Penida, existen varias maneras de llegar hasta el alojamiento. La primera, aunque probablemente la menos cómoda, ya que llegarás con un equipaje más o menos abultado, es alquilar una moto en cualquiera de las tiendas de alquiler que encontrarás a lo largo del puerto.

La otra manera, bastante más sencilla, es salir a la carretera y buscar las camionetas negras que te llevan hasta donde quieras por 10.000IDR. Al ser compartidas con más gente, es una manera barata de desplazarte por la isla.

Siempre queda la opción de ir andando, como intentamos hacer nosotros en busca de un hotel, pero desde este mismo instante, ¡quítatelo de la cabeza! con la solana pegando en la cabeza es una locura, ya que los alojamientos más chulos y económicos se encuentran alejados del puerto.


 

Nuestro primer día en la isla transcurría tranquilo, dejando las mochilas en la habitación y saliendo a pasear por la carretera en busca del mar. Encontramos una pequeña playa, donde casualmente coincidimos con una ceremonia funeraria, algo místico. Acompañados de unos músicos, la familia realizaba varios rezos y ritos en la misma playa, para finalmente echar las cenizas al mar.

 

Lo mejor de Nusa Penida

A pesar de su tamaño, Nusa Penida cuenta con un buen puñado de lugares de los que una vez llegas, nunca más quieres marcharte, de esos que según te alejas, vas mirando hacia atrás como para guardar una última imagen en la retina. ¿Exageración? Puede, pero si alguna vez tienes oportunidad de visitarla, nos darás la razón.

Era hora de conocer la isla, pero Sandra no se encontraba en condiciones, la noche anterior habíamos tenido que ir a urgencias por una insolación, probablemente debido a la caminata desde el puerto. Así que Eli y yo nos fuimos a recorrer un par de playas al este de la isla, aunque antes tuvimos que pasar de nuevo por el puerto para alquilar una moto ya que no había motos disponibles ni en nuestro hotel ni en los de alrededor. El mejor precio que pudimos conseguir fue de 60.000IDR por cada moto.

 

¿QUIERES UN DESCUENTO EN TU PRÓXIMO SEGURO DE VIAJE?

5% descuento IATI
 

Importante: Las carreteras de Nusa Penida, sobre todo para llegar al lado oeste de la isla, están en muy mal estado y si tienes pensado alquilar una moto debes tener mucho cuidado, porque aunque tengas experiencia, algunos puntos son bastante peligrosos. Además, debes ir algo más despacio por precaución por lo que los tiempos para llegar a cada lugar aumentan considerablemente.  Es lo que tiene visitar una isla que aún no está explotada turísticamente.

También es cierto que las carreteras de Nusa Penida están mejorando poco a poco a medida que aumenta el tráfico de turistas. De hecho, varios locales nos dijeron que en cuestión de meses iban a arreglar gran parte de las carreteras del este de la isla.

Pero vamos al lío, que seguro que estás esperando para descubrir cuáles son los mejores rincones de Nusa Penida:

 

  • Zona Este

 

Atuh Beach

Siguiendo la carretera de la costa desde el norte, llegamos hasta Atuh Beach, una de las playas más impresionantes de esta isla. Está situada al este de la isla, y llegar es bastante sencillo, una vez que dejes atrás el pueblo de Sampalan y templo Goa Giri Putri, empezarás a encontrar algún cartel que te indique el camino hacia la playa. El trayecto no es complicado, con carretera asfaltada, salvo el último tramo en el que hay algo de gravilla, pero no hay ningún peligro.

Una vez allí, desde el propio parking, ya puedes tener un primera imagen de esta pedazo de playa. Desde la parte alta de las escaleras que descienden hasta Atuh Beach la vista es todavía más espectacular que desde la propia playa. Los acantilados que la rodean, el arco a lo largo de la formación rocosa situada justo enfrente y la arena blanca, ya es un espectáculo para la vista.

 

 

El descenso te llevará apenas 10 minutos y la caminata es bastante empinada, cuando subas de nuevo te darás cuenta de este dato, jiji. Pero no te preocupes, una vez llegues, hay premio, un pequeño chiringuito donde disfrutar de una cervecita con un nasi goreng. Lo bueno de todo esto, es que apenas había media docena de personas en la playa.

Intentamos darnos un chapuzón con la máscara para ver si encontrábamos algunos peces, pero la marea estaba demasiado baja y las rocas de la orilla nos impedían nadar con facilidad. Sin embargo, si aún quieres encontrar algún pececillo, nadar hasta la zona del arco puede ser una buena opción, aunque debes estar atento al oleaje.

 

 

Suwehan Beach

Para ir desde Atuh Beach a nuestra siguiente playa, Suwehan Beach, la carretera cambió radicalmente. Aunque seguía sin ser demasiado peligroso, sí encontramos unos cuantos agujeros a lo largo del trayecto, por lo que tuvimos que ir con los ojos bien abiertos. No me imagino haber intentado conducir en esas condiciones yendo dos personas en la moto. Conduciendo Eli y yo cada uno con una, ya nos resultaba complicado, pero allí estábamos, una vez más en lo alto de un acantilado dispuestos a descender las escaleras que nos llevaría a esta playa salvaje.

Si en el descenso a Atuh Beach ya nos hacíamos una idea de lo que nos esperaba a la subida, aquí ya sabíamos que la subida nos iba a doler. Pero no queríamos ni pensar en la vuelta, uufff. Desde arriba no se veía cómo era la playa, no obstante, las primeras vistas que íbamos encontrando entre los huecos de la vegetación ya nos emocionaba.

 

 

Y no nos defraudó en absoluto, Suwehan beach resultó ser impresionante, con grandes olas rompiendo en la orillas,  un gran acantilado y con apenas un grupo de amigos y una pareja en toda la playa. Ahora sí, era momento de ponernos de nuevo las máscaras y hacer un poco de snorkel, que tras pasar el primer empuje de las olas resultó ser espectacular.

La mejor hora para visitar la playa si lo que quieres en un poco de sol, es por la mañana, ya que a partir de mediodía, el acantilado actúa de sombrilla natural y la sombra va ganando terreno.

Al día siguiente, ya con Sandra recuperada, decidimos alquilar un coche con conductor en la misma tienda donde alquilamos las motos, para visitar la parte oeste de la isla, la cual tiene un acceso muy peligroso para realizar en moto. Hoy no nos arriesgaríamos a sufrir una caída.

 

 

  • Zona oeste

 

Tembeling Natural Pool

Esta piscina natural fue nuestra primera parada del día. Esperábamos un pequeño lago de agua turquesa, incluso un buen lugar para darnos un primer chapuzón, pero nuestras expectativas cayeron en picado.

La supuesta piscina resultó ser poco más que una bañera, de turquesa no tenía nada, aunque es cierto que el agua era completamente cristalina. Justo al lado se encontraba una pequeña playa de piedra donde las olas rompían con fuerza, pero…nada más.

Quizás lo mejor fue el recorrido de cerca de una hora, que hicimos desde el parking hasta Tembeling, caminando entre una frondosa vegetación. Aunque a decir verdad, la vuelta, que era cuesta arriba, se nos hizo muyyyy larga!

Así que en nuestra humilde opinión, no merece la pena perder el tiempo visitando Tembeling, y lo aprovecharíamos para pasar más tiempo en cualquiera de los otros puntos que ahora te contamos.

 

 

Kelingking beach

Probablemente sea la imagen más famosa de Nusa Penida, una playa rodeada de acantilados, que bien podría asemejarse a un T-Rex, con unas vistas increíbles desde lo alto y con el agua más turquesa que te puedas imaginar.

Hay varios miradores en la parte alta de la playa con varias barandillas de bambú, y otras zonas sin protección donde asomarte al precipicio.

Solamente por ver este lugar ya merece la pena haber cambiado los planes para finalmente llegar a Nusa Penida. Es difícil explicar con palabras lo que se siente y lo que impone ver este capricho de la naturaleza, puedes quedarte horas embobado disfrutando de semejantes vistas. Eso sí, prepárate para darte algún que otro codazo con los turistas que llegan hasta allí en masa.

 

 

Junto al mirador comienza una bajada por un estrecho camino y varias escaleras que visto desde arriba, parecían ser bastante empinadas, y por lo que nos habían comentado, no era sencillo descender. Seguramente llegar hasta la playa habría sido el broche de oro perfecto para esta visita, pero después de la paliza que nos pegamos el día anterior bajando y subiendo escaleras, decidimos que desde la parte alta se veía estupendamente.

Además, entre bajar y subir podíamos perder perfectamente una hora y media o dos, y queríamos seguir visitando la isla antes de que anocheciera.

Justo al lado del mirador hay un restaurante de nasi goreng a un precio bastante razonable (20.000IDR) donde aprovechamos a comer algo antes de seguir con el tour.

El conductor aún tenía una sorpresa para nosotros. Antes de dirigirnos al siguiente punto, se acercó a otro mirador desde el que se veía Kelingking desde otra perspectiva en una pequeña bahía justo detrás de la playa, y lo mejor de todo, para nosotros solos. No se veía la playa, pero sí los acantilados y las formaciones rocosas que la rodeaban, y la verdad es que dedicar un ratito a disfrutar del paisaje fue todo un privilegio.

 

 

Angel´s Billabong

Angel´s Billabong es uno de los lugares más mágicos de Nusa Penida, una formación única. Esta vez sí que podíamos decir que estábamos ante una piscina natural, rodeada de una garganta que conecta directamente con el mar. Para los amantes de las infinity pools, aquí encontrarán una que seguramente no tenga nada que ver con las que ofrecen los hoteles, y además es gratis.

 

 

Cuando la marea baja, se puede disfrutar de un chapuzón en una de las pozas que se forman, o bien, acercarse hasta el borde de la garganta para ver romper las olas contra el acantilado. Todo un espectáculo.

La mejor hora para visitar Angel´s Billabong es por la mañana,  momento en el que puedes estar prácticamente solo, ya que a partir de mediodía o a primera hora de la tarde se llena bastante de gente.

 

 

Broken Beach

 A unos minutos caminando de Angel´s Billabong aparece también esta imponente playa, Broken Beach, una pequeña cala cuyo nombre se debe al arco que rodea la bahía permitiendo que el océano llegue hasta la propia playa.

La erosión ha permitido esta formación tan perfecta, con el arco, o la propia cala completamente circular y prácticamente aislada. Es increíble lo que la naturaleza y la fuerza del mar s capaz de hacer con el paso del tiempo.

 

 

A pesar de que no se puede descender hasta la playa para mojarte los piececillos, el paseo alrededor de la cala es espectacular. Además, los acantilados que se sitúan detrás de Broken Beach nos regalaron un momento que llevábamos días esperando.

Sí!! Por fin las encontramos!! Allí estaban, majestuosas, las mantas rayas gigantes nadando entre el oleaje. Este punto, junto al Manta Point, son perfectos para el avistamiento de estos preciosos animales, que pueden llegar a medir hasta 9 metros. ¿Hace un chapuzón? 😉

 

 

Crystal Bay

 Para terminar nuestro tour privado, llegamos a Crystal Bay, desde donde, según el guía, se podían ver los mejores atardeceres de la isla. Aunque teníamos otros planes.

Antes de que la luz del día se nos escapara, nos plantamos nuestras mascaras y nos lanzamos en busca de peces y coral. Y no nos costó ni medio minuto! A apenas 10 metros de la orilla, los primeros peces y el colorido coral comenzaron a aparecer.

Encontramos una gran cantidad de peces de todo tipo, aunque lo que realmente nos llamó la atención fue el color de su coral, era simplemente maravilloso. Colores intensos, corales intactos, parecía que estábamos metidos en un acuario artificial, pero no. Era auténtico. Se nota que aún no ha llegado el turismo en masa a Nusa Penida, disfrutémoslo mientras podamos.

 

 

¿Cómo moverse por la isla?

 Como comentábamos más arriba, la isla aun está en proceso de reformar todas sus infraestructuras, comenzando por las carreteras. A fecha de hoy sabemos que algunas de ellas van a comenzar a restaurarlas, sobre todo las de la zona este.

¿Por qué será? ¿Quizás porque les interesa que la zona oeste, más turística, sea más fácilmente accesible en coche y así contratar más tour privados? Es solo una reflexión que lanzo al aire.

De todas maneras, doy fe de que moverse por la isla en moto alquilada es algo arriesgado. Es posible que sea la isla donde más gente hemos visto con heridas por caída de moto. Todo depende de la habilidad de cada uno, pero aún así, siempre hay que ir muy atento.

La opción de alquilar un coche con conductor es una manera cómoda, aunque no te da la misma libertad, de recorrer los principales sitios de interés de Nusa Penida. No es caro en absoluto, nosotros pagamos alrededor de 650.000IDR (38€) entre tres personas.

 

Alojamiento en Nusa Penida

 Todavía no existe una gran oferta hotelera en Nusa Penida, y aunque la mayoría de alojamientos se encuentran en la localidad de Sampalan, se puede encontrar pequeños hoteles en casi cualquier rincón de la isla.

Los precios aun no son abusivos, e incluso puedes negociar un poco dependiendo del número de noches que quieras alojarte.

En nuestro caso, elegimos el Full Moon Bungalows, a unos 4 kilómetros del puerto de Toyapakeh. Bastante moderno y con habitaciones amplias y cómodas. Nuestra habitación, triple, costó 350.000IDR por persona por 3 noches.

 

Nusa Penida

Nusa Penida

 


 

¿Conocías esta isla? ¿A quién te llevarías a este pequeño paraíso? Déjanos tu comentario en la caja de comentarios o bien en nuestra página de Facebook.

2 Comments

  • Esme

    Gracias por toda la información voy en agosto ya os diré si están las carreteras arregladas. Dos preguntas: ¿ entonces se puede nadar con mantas rayas sin coger tour? Es que no encontraba nada de info! Y el tour que hicisteis en cuantos días son? Estaremos 3 noches y no queremos hacerlo todo por libre con moto

    18 julio, 2018 at 14:22
    • Recomiendo el mundo
      Recomiendo el mundo

      Hola Esme,

      No estoy seguro, creo que no se puede nadar con mantas rayas por tu cuenta, necesitas un tour que te lleve a algún punto donde puedes estar con ellas. Nosotros simplemente las vimos desde el acantilado de Broken Beach, pero aun así, es una pasada. 🙂

      Y en cuanto a la excursión, nosotros lo que hicimos fue contratar un tour privado en el puerto para 3 personas, y elegimos los puntos a los que queríamos ir. En nuestro caso, Tembeling Natural Pool (podéis prescindir de ella), Kelingking, Angel´s Billabong, Broken Beach y Crystal Bay. Personalmente quitaría Tembeling para pasar más tiempo en Crystal Bay, merece mucho la pena el snorkel y el atardecer es espectacular.

      Nos alegra de que te sirva de ayuda nuestra info, muchas gracias por escribir. 😉

      Un saludoooo!

      24 julio, 2018 at 15:09

Deja tu comentario