Loading

Varanasi, misticismo a orillas del Ganges


Tras 13 horas de viaje, al fin llegamos a nuestro siguiente destino, Varanasi. El viaje resultó un poco agónico ya desde la estación de Agra, donde el tren se retraso más de 3 horas hasta que por fin a las 4 de la madrugada arrancamos. No pudimos dormir mucho, ya que para las 9:30h ya comenzaba el ajetreo de gente para todos lados, y para colmo, en la litera de debajo, había un hombre cuyo volumen de rezos no me dejaba continuar con mi sueño.

Varanasi nos recibió con el tráfico al que nos tenía acostumbrados la India, coches, rickshaws y motos peleaban por hacerse un hueco a base de pitar y gritar, así que respiramos y nos lo tomamos con calma. Al final, este país nos ha servido para aprender a no tener prisa, no nos quedaba otra.

 

Varanasi

 

Media hora más tarde llegamos a nuestro alojamiento, un hotel donde su dueño, Navi, ofrecía una habitación gratuita a través de couchsurfing. No resulto ser tan espectacular como lo que nos encontramos en Jaisalmer, pero era más que suficiente para dormir y poder ducharnos, que en ese momento, es lo que más necesitábamos. Así que después de refrescarnos, salimos a conocer la ciudad.

Una de las ciudades más místicas de la India, junto con el río que transcurre a lo largo de la ciudad, el Ganges, lugar donde los hinduistas consideran el baño como la purificación de sus pecados, y es por ello que según la tradición, todo hinduista debe bañarse en sus aguas por lo menos una vez en la vida.

 

Varanasi

 

Los Ghats y los crematorios

Varanasi es un lugar cargado de tradiciones, de historia (se cree que tiene más de 4000 años) y de un aura diferente, donde los ghat y sobre todo los crematorios, desprenden una energía difícil de explicar, como se suele decir en estos casos, hay que vivirlo.

Los crematorios son lugares de máximo respeto, donde los familiares, preparan la pira funeraria cargándola de maderas que previamente han comprado, para posteriormente colocar al difunto y esperar a que se consuma quedando solamente las cenizas de este.

Finalmente lanzan los restos al río como ofrenda a la diosa Ganga. Se dice, que quien muere en Varanasi o a 60 kilómetros a la redonda y sus restos son arrojados al Ganges,  llega directamente al Nirvana o paraíso, evitando reencarnarse. Por eso, es común ver ancianos o personas enfermas en la ciudad esperando su momento. Las familias con menos recursos que no pueden comprar tal cantidad de madera, no puede quemar a sus familiares por completo por lo que en ocasiones, depositan el cuerpo casi intacto en el agua.

 

Varanasi

 

Hay gente que no puede soportar esos momentos, realmente duros y a los que estamos tan poco acostumbrados, y no pueden permanecer en los crematorios durante estas ceremonias. Recomendamos estar preparados mentalmente para verlo sin llevarte un mal rato.

Estos rituales se celebran en algunos de los ghat que hay repartidos a lo largo del Ganges, donde Manikarnika es el más famoso. Los ghat son las escalinatas que bajan hacia el río, utilizados para fines sagrados, baños rituales o abluciones, aunque más comúnmente para fines higiénicos, y es que los hinduistas se amontonan junto al Ganges para bañarse o lavar la ropa. Cada amanecer, no hay más que recorrer los diferentes ghat para ver como disfrutan de su particular ritual mañanero.

Debido a esto, el Ganges es uno de los ríos más contaminados del mundo, además de los residuos industriales que se vierten o los propios cuerpos de las cremaciones. Esto no impide a la ferviente ciudadanía sumergirse en sus aguas e incluso saciar su sed a modo de purificación.

 

Varanasi

 

Ceremonias a orillas del Ganges

Existen otros rituales con el Ganges y la Diosa Ganga como protagonistas, y son las ceremonias ganga aarti que se celebran cada tarde, sobre las siete, en algunos de los ghats de la ciudad. En ellas, siete sacerdotes (Sadhus), subidos en pequeños escenarios a orillas del río, realizan pujas u ofrendas en un espectáculo de danza y fuego, mientras los mantras y el sonido de las campanas acompañan el ritual. El ghat más concurrido para presenciar este espectáculo es Dasaswamedh.

 

Varanasi

Varanasi

 

El fuego de las lámparas iluminan la ceremonia mientras que el olor a incienso invade los alrededores creando un ambiente aún más místico.

Los amaneceres están también cargados de misticismo, no hay más que recorrer los diferentes ghat para encontrarse con varias ceremonias mientras los más fieles purifican sus cuerpos, aprovechan para darse su baño diario en el Ganges y las mujeres lavan sus saris en las escalinatas.

Merece la pena el esfuerzo de madrugar un poco y disfrutar de un amanecer diferente en esta ciudad tan especial.

 

Varanasi

Varanasi

Varanasi

Varanasi

 

Templo Kashi Vishwanath (Templo dorado)

Si hay un lugar donde la fe hinduista cobra protagonismo es en el Templo Kashi Vishwanath, dedicado al dios Shiva, también conocido como Templo Dorado, probablemente por las tres cúpulas de este color que asoman en lo alto del templo.

Entrar allí dentro supone todo un reto. En primer lugar, encontrar la puerta por donde pueden entrar los turistas, en este caso, la puerta numero 2, esquivando colas de gente y empujones por el poco espacio que hay en las estrechas callejuelas. Una vez encuentras la puerta, los agentes de seguridad te indican que solamente puedes entrar con el pasaporte y dinero, asi que el resto de nuestras pertenencias tuvimos que dejarlas en una de las muchas taquillas que hay en las cercanías de la puerta de acceso.

Por suerte, los turistas no deben guardar la misma cola que los devotos que acuden al templo, por lo que tras un riguroso cacheo que bien podría ser de penalti y expulsión, accedimos al recinto. Por último, y antes de entrar al templo en sí, en una oficina improvisada, tuvimos que registrarnos con nuestro pasaporte y descalzarnos para, esta vez sí, acceder al interior.

Dentro, la locura se desata, cientos de personas realizan ofrendas y rezos a Shiva, representado en forma de falo de piedra o lingam, y recorren el recinto mientras nosotros, observábamos la escena en un segundo plano.

Nuestro rato dentro del templo se puede resumir en dos líneas. Entramos por una puerta, comprobamos la ferviente adoración a Shiva, y salimos por otra puerta. Aun así, la energía que allí dentro se respira es totalmente diferente a cualquier otro templo de India, donde auténticos fanáticos acuden en busca de una ayuda divina, por lo que la visita está más que justificada.

 

Paseo en bote por el Ganges

Una de las actividades estrella en Varanasi son los paseos en bote a orillas del río Ganges. No tendrás problema en encontrar uno ya que a cada paso que des, alguien te ofrecerá uno de estos barcos.

No importa que sea al amanecer o a media tarde, la vista de Varanasi y los ghat desde el río no tienen precio. Cientos de personas realizando abluciones o lavándose, y como no, los ghat donde se realizan las cremaciones vistas desde otra perspectiva.

Los precios por una hora de paseo dependen un poco de tu capacidad para negociar, ya que de primeras intentarán cobrarte lo máximo posible. En nuestro caso, pagamos 200Rs por un bote para nosotros dos solos.

 

Varanasi

Varanasi

 


Varanasi es una ciudad con mucha fuerza y energía, donde los peregrinos llegan cada día para purificar sus pecados en el Ganges, y donde una gran cantidad de turistas buscan un rincón de meditación o donde practicar yoga.

Perderse por sus calles simplemente es una actividad que no te dejará indiferente, con mercados improvisados, gente por todos lados, y como no, la omnipresentes vacas, quienes parecen vivir ajenas al ajetreo constante de esta increíble ciudad.

 

Varanasi

 

  • ¿Necesitas más información sobre India? Sigue leyendo nuestra aventura en cualquiera de estos artículos:
  1. Itinerario y presupuesto India en 15 días.
  2. Nueva Delhi en 2 días, la puerta de la India.
  3. Viviendo el festival del Holi en Jaipur.
  4. Jaisalmer, la entrada del desierto de Thar.
  5. La ciudad azul de Jodhpur.
  6. Udaipur, tierra de palacios y lagos.
  7. El tesoro de Agra.

Deja tu comentario