Loading

Yogyakarta, el corazón de Java


Se dice que Yogyakarta, o Jogja para los amigos, es la cuna de la civilización de Java, y podríamos describirla hoy en día como el corazón cultural de Indonesia. Y lo cierto es que sin salir de la ciudad puedes disfrutar del arte callejero, probar la deliciosa comida local o visitar algunos de sus templos o maravillas naturales.

Por supuesto, los centros comerciales no podían faltar en una ciudad como esta, con además de calles llenas de vida como Malioboro, muy recomendable, llena de restaurantes callejeros, tiendas de arte local, música y mercados.

A menudo los viajeros pasan por alto Yogyakarta o solamente lo usan de base para visitar los famosos templos de Borobudur y Prambanan. No obstante, merece la pena pasar unas horas recorriendo sus calles, o descubriendo la naturaleza que rodea esta ciudad, el segundo destino más visitado de Indonesia después de Bali.

 

¿Cómo llegar a Yogyakarta desde Probolinggo?

Llegar hasta Yogyakarta nos supuso otra pequeña odisea desde Probolinggo, decidimos improvisar sobre la marcha. Como contamos en el post sobre el monte Bromo, nuestro “amigo” el chofer nos dejó en la estación de autobuses de Bayuanga (Probolinggo).

Una vez allí, por suerte, solamente tuvimos que esperar unos minutos hasta que saliera el siguiente autobús que nos llevaría hasta Bungurasih, la estación de autobuses a unos kilómetros de Surabaya. La frecuencia de estos buses es de 30 minutos a 1 hora, dependiendo de la hora del día y el precio es de 50.000IDR por persona.

En unas 4 horas llegamos a Bungurasih e hicimos uso de nuestro siempre salvador Grab para llegar hasta la estación de trenes de Gubeng. Esta aplicación funciona muy bien en casi toda Indonesia y los precios no tienen nada que ver con los de los taxis, quienes, a mi parecer, intentan siempre aprovecharse de los turistas. Eso sí, tanto en aeropuertos, estaciones o puertos, es conveniente salir fuera del recinto para reservalos, ya que la mayoría de las veces no entran hasta allí.

La estación de Bungurasih se encuentra a unos 12 kilómetros de Gubeng, por lo que el trayecto es relativamente corto, aunque con el tráfico siempre se alarga más de la cuenta. Sin embargo, llegamos justo a tiempo para coger el tren de las 15.00h con destino a Yogyakarta. En 5 horas, por fin, llegamos a nuestro nuevo destino donde pasaríamos las dos siguientes noches.

 

¿Qué hacer en Yogyakarta?

Los alrededores de Yogyakarta cuenta con varios lugares interesantes que visitar, aunque dos de ellos son por los que todo el mundo hace una parada aquí durante su viaje en Indonesia, Borobudur y Prambanan. No obstante, si tienes tiempo, merece la pena echar un vistazo al resto de actividades que se pueden realizar en la ciudad.  En nuestro caso no tuvimos tiempo de verlo todo ya que solamente contábamos con un día completo para visitar los dos templos. La mejor manera de recorrer los alrededores, es alquilar una moto, ya que te da total libertad de movimiento y horarios o bien contratando una excursión. Nosotros alquilamos una en nuestro hostel por 12 horas y nos costó 70.000IDR (4,20€).

Al norte de Yogyakarta, a unos 60 y 100 kilómetros respetivamente se encuentra el Volcán Merapi y el lago Rawa Pening. Merapi es un volcán activo donde puedes llegar contratando una excursión o bien por tu cuenta en moto o coche. Algunos locales ascienden el volcán a pie durante la noche, a partir de las 22:30-23:00 para evitar el calor, pero sobre todo para llegar a ver el espectacular amanecer que se ve desde la cima.

Kampung Pelangi es pequeño pueblo situado 30 kilómetros al norte de Rawa Pening, ha sufrido una original transformación en los últimos años para atraer a los turistas. Cada una de sus casas están pintadas de colores brillantes, convirtiendo más de 230 viviendas en auténticas obras de arte. Además, las paredes de sus estrechas calles están decoradas con murales creativos donde puedes pasar un día entero descubriendo cada uno de ellos.

 Para disfrutar de uno de los atardeceres más bonitos de Yogyakarta, lo mejor es subir hasta el templo Ijo, muy cerca de Prambanan, ubicado en una colina a 400 metros de altitud. A diferencia del resto, no es necesario pagar entrada, solamente un pequeño donativo para el mantenimiento del templo.

 

Borobudur y Prambanan

Llegamos al plato fuerte de la visita a Yogyakarta, los dos templos que atraen a miles de personas cada año y mayor atractivo de la ciudad.

Borobudur ostenta el título de ser el templo budista más grande del mundo. Se trata de un edificio en forma de pirámide con cinco niveles y una gran estupa en lo alto. Alrededor de la cúpula central, se encuentran las figuras que hacen famoso a este templo, 72 estaturas de buda sentadas cada una de ellas dentro de pequeñas estupas perforadas. Durante años, el templo estuvo oculto bajo capas de ceniza volcánica entre la selva hasta comienzos del S.XIX.

 

Yogyakarta

 

El tour estrella para conocer Borobudur es a la hora de amanecer. Muchas agencias locales ofrecen excursiones para ver el templo con los primeros rayos del día, desde luego, todo un espectáculo. Nosotros optamos por no madrugar, pero igualmente resulta espectacular.

 

Yogyakarta

 

Por su parte Prambanan, ubicado 18 kilómetros al este de Yogyakarta, se trata de un templo hinduista construido a mediados del S.IX. Durante muchos años permaneció completamente en ruinas hasta que en 1937 comenzó su reconstrucción hasta el día de hoy, aún en proceso de reconstrucción después del terremoto que destruyó parte del recinto en el año 2006.

Personalmente me recordó mucho a los templos de Angkor Wat, y quizás por eso no me resultó tan espectacular como cabía esperar. Aún así, merece la pena llegar hasta aquí para disfrutar del templo y de los jardines que lo rodean, un lugar único para disfrutar del atardecer.

 

Yogyakarta

 

Entradas y horarios:

Borobudur como Prambanan abren sus puertas a las 6:00h y permanece abierto hasta las 17:00h. Los precios varían en poco en función de los horarios o del paquete que elijas:

 

Entrada a Borobudur para ver el amanecer: 375.000IDR (22,50€) por persona

Entrada a Borobudur después del amanecer: 270.000IDR (16,20€) por persona

Entrada combinada Borobudur y Prambanan: 520.000IDR (31€) por persona

 

Si tienes carnet de estudiante, aprovecha la oportunidad de usarlo en estos lugares ya que el precio se reduce hasta la mitad.

 

¿Dónde alojarse en Yogyakarta?

Durante nuestra estancia en la ciudad, pasamos por dos tipos de alojamiento, un hostel compartido y un hotel que bien podría ser una galería. El primero de ellos en pleno barrio de Malioboro, zona comercial y una de las mejores zonas para alojarte en la ciudad, y el segundo en el corazón de la ciudad, en un pequeño barrio local rodeado de patios.

Gracias a la gran oferta de alojamiento que existe en la ciudad no resulta difícil encontrar un hostel u hotel a un precio económico. Desde 5€ por una cama en un dormitorio compartido, a una habitación doble por apenas 7€.

 

Nuestros hoteles en Yogyakarta:

 

1.The Packer Lodge, un moderno hostel con habitaciones compartidas. Algunas de ellas cuentan con varias camas de matrimonio para dos personas y el desayuno está incluido.

 

2.El Nomore Gallery Guesthouse no resulta fácil de encontrar ya que se encuentra en un pequeño y estrecho barrio local junto al palacio de Yogyakarta, incluso está prohibido, por respeto, acceder a él con la moto para no molestar a los vecinos. Se trata de una guesthouse familiar, con solamente una habitación, y aunque nada más entrar encuentres el colchón en el suelo, cuando mires alrededor, las paredes o el mobiliario, parece salida de una revista de decoración vintage.

 

 

 

Deja tu comentario