Ruta por la Provenza, 9 lugares top al sur de la región

Ruta por la Provenza

El reloj de la recepción marcaba casi la 1 de la madrugada y el responsable de hotel F1 Marseille nos recibió con cara de haberle despertado de la primera cabezada de la noche. Las 8 horas de viaje desde Bilbao se habían hecho un poco largas. Parte de culpa la tenía el tráfico de la frontera, aunque recoger a aquellas autoestopistas rumbo a Baiona, nada más pasar cruzar a Francia, también tuvo mucho que ver. Lo importante es que estábamos al fin en nuestro destino, preparados para nuestra ruta por la Provenza!

Aunque eso ya… sería al día siguiente. Zzzzzzz

Resulta que en La Provenza, al sur de Francia, no existía ninguna aldea indomable, ni un druida capaz de fabricar una poción mágica que evitara la invasión romana. Julio Cesar comenzaba la expansión del imperio entrando en territorio galo para conquistar la primera región más allá de la península itálica.

La falta de costumbre en eso de poner nombre a las nuevas conquistas, le llevo a llamarle simplemente Provenza Nostra, del cual derivó su nombre actual, La Provenza, nombrando a Narbona capital de esta nueva conquista de Roma.

Aun se conserva la huella de aquella ocupación en muchos lugares de la Provenza, restos del imperio que se puede encontrar en tantos lugares de la actual Europa y que muestran la increíble arquitectura romana.

Pero no todo son referencias a la antigua Roma. El sonido del mar y la naturaleza tienen también un hueco importante en toda ruta por La Provenza francesa, el olor de los campos de lavanda, el sabor mediterráneo, todo perfectamente dispuesto para enamorarse de este hermoso lugar, así que…es momento de descubrir algunos lugares top del sur de la región:

Ruta por la Provenza

La Ciotat

A 30 kilómetros al sureste de Marsella se encuentra la villa portuaria de La Ciotat, una ciudad con un importante pasado comercial. No es fácil resistirte a pasear por el puerto viejo, donde contrastan los pequeños botes pesqueros con los enormes barcos de recreo, junto a los restos del astillero que hace un tiempo repartía trabajo entre los habitantes de la localidad.

Durante el paseo, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción destacaba desde cualquier rincón del puerto, y no es para menos, ya que se asoma imponente hacia el mar invitando a ascender la escalinata para acceder al interior.

ruta por la provenza La Ciotat

El final del puerto parecía que daba por finalizada nuestra visita, pero algo nos empujaba hacia la costa. Atraídos como por un canto de sirena…o simplemente porque varios grupos de adolescentes se dirigían en dirección sur, llegamos en apenas 10 minutos a uno de esos rincones tan espectaculares repartidos por toda la costa del Mediterráneo, las calanques, y más concretamente a la Calanque du Mugel. Una cala de piedra con aguas turquesas, muy familiar y con un restaurante donde probar un buen pescado o los clásicos mejillones.

Calanque du Mugel

Recomendamos un calzado tipo cangrejeras para acceder al agua, ya que las piedras pueden resultar incómodas, porque aunque no te apetezca en un primer momento, vas a querer darte un buen chapuzón, o bien realizar uno de los deportes más practicados en estas tranquilas aguas, el paddle surf.

Si aun tienes ganas de continuar el paseo, al oeste de Mugel se encuentra la Calanque de Figuerolles, rodeada de paredes altas y escarpadas de piedra rojiza que convierten esta cala en un paisaje espectacular.

Cassis (Calanques)

Resulta relajante perderse por las pequeñas calles del viejo Cassis, callejones llenos de flores y plantas que conducen hacia el puerto de la ciudad. Los ojos se desvían entonces hacia lo alto del acantilado, donde el Castillo de Cassis vigilaba las incursiones de contrabandistas y bandidos, frecuentes en este pequeño escondite rodeado de montañas y calanques.

Y es que el principal atractivo de Cassis se encuentra precisamente en las aguas transparentes de estas calas escondidas en las profundidades de los acantilados. Para llegar a ellas hay dos opciones; la cara, alquilando una excursión en barco que recorre una a una las principales calanques, o bien, usando nuestras patitas para realizar un trekking increíble de alrededor de 4 horas por las tres grandes calanques de la ciudad, Port Miou, Port Pin y Calanque d´En-Vau,  imprescindibles en cualquier ruta por la Provenza.

Desde el parking de la Presquile comienza la ruta hacia el norte para bordear la primera de las calas, la Calanque de Port Miou, de fácil acceso y reconvertida en puerto deportivo. No fue lo que se dice amor a primera vista, aunque los barcos atracados a lo largo de la estrecha entrada le otorgaban cierto encanto.

Por suerte, las siguientes dos paradas merecían mucho la pena. Port Pin se encuentra a pocos minutos de la primera cala atravesando una pista de tierra, y esta vez, el flechazo fue inevitable. Una cala rodeada de pequeños acantilados y pinares al que acude una gran cantidad de locales para disfrutar de un día de relax.

Calanque en Cassis

El último tramo del acceso no resulta del todo fácil, las rocas pulidas en ocasiones provocan algún susto.

Pero el súmmum de la ruta se encuentra un poco más alejado, cuando  la piedra caliza blanca comienza a aparecer bajo nuestros pies y los acantilados van ganando altura. El paisaje desde las alturas se convierte en un espectáculo, y en medio de un cruce de caminos debes decidir: seguir descendiendo de nuevo hasta d`En-Vau o continuar sobre los acantilados para disfrutar de la vista de pájaro.

Pensando en la vuelta, nos decantamos por la segunda opción, no sin antes disfrutar de una de las imágenes más impresionantes que nos llevamos de nuestra ruta por la Provenza.

Ruta por la Provenza Cassis

Aun nos quedaba otro gran momento del día, quizás el más esperado después del paseo, un merecido baño al atardecer de vuelta a la Calanque Port Pin, un premio al esfuerzo realizado.

Quien ha visto París, si no ha visto Cassis, puede decir: no he visto nada.

Frédéric Mistral, premio nobel de Literatura.

Aix-en-Provence

Dejamos la costa para dirigirnos a los pueblos del interior, hacia el  norte de Marsella.  Aix-en-Provence estaba marcado en nuestra ruta por la Provenza como uno de esos lugares que no podíamos perdernos. Casi en cada cruce o en cada plaza las fuentes son las protagonistas, de todas las formas y tamaños, vestidas de verdín o plantas, que con el murmullo del agua atrae cierto aroma mediterráneo a pesar de estar a kilómetros de distancia del mar.

Ruta por la Provenza Aix en Provence

Aix-en-Provence es una de esas ciudades de origen romano que a pesar de no contar con muchas construcciones de la época imperial, esconde lugares mágicos como la Catedral de Saint-Saveur, construida sobre el antiguo templo romano de Apolo,  la torre del reloj o la plaza del ayuntamiento.

Desde la oficina de información turística, ofrecen una interesante ruta siguiendo los pasos del pintor Paul Cézanne, hijo predilecto de la ciudad, descubriendo los barrios donde vivió y los lugares que pintó a lo largo de su vida.

Aix en Provence

Durante el recorrido, es probable encontrarse con algunos de los mercados provenzales (En Aix en Provence, se celebran los martes, jueves y sábados por la mañana) que hay repartidos por el casco viejo de la ciudad y por toda región. Los vendedores de fruta y verdura se reúnen en la Place de Prêcheurs, mientras que en la Place de l’Hôtel de Ville se pueden encontrar desde flores, hasta libros, quesos franceses e incluso artesanía.

Mercado en Aix en Provence

¿Ya estas cansado de patear la ciudad? ¿En serio?

Vale, entonces el final del paseo te va a resultar de lo más apropiado. Un pequeño palacio rodeado de un precioso jardín francés, perfecto para sentarse en alguno de sus bancos a descansar, leer un libro, almorzar, o simplemente flipar con el lugar.

Hablamos del Jardin du Pavillon de Vendôme, un palacete construido en 1652, residencia de varias personalidades importantes de los S.XVII y S.XVIII. Hoy en día, el interior alberga el museo de bellas artes.

Jardines en Aix en Provence

Lourmarin

Recorrer pueblos con encanto es bastante común en una ruta por la Provenza, pero Lourmarin tiene ese qué se yo…que provoca una cierta sensación de felicidad. Fachadas  de época decoradas con coloridas flores, galerías de arte y restaurantes y tiendas “cuquis” a ambos lados de las estrechas calles, y lo mejor de todo, su castillo renacentista del S.XVI.

Lourmarin también tiene a su personaje predilecto, el premio Nobel de Literatura, Albert Camus. No es de extrañar que eligiera este lugar en busca tranquilidad e inspiración, ya que tanto el casco antiguo como la naturaleza que lo rodea, rezuma historia por los cuatro costados.  Un simple paseo alrededor de la localidad sirve para entenderlo.

Al igual que en Aix-en-Provence, Lourmarin también celebra su particular mercado provenzal junto a las instalaciones del campo de futbol cada viernes por la mañana. Puesto de productos locales, artesanía, flores…y un largo etcétera están repartidos a lo largo del Boulevard du Rayol.

Ménerbes

Esta pequeña localidad construida sobre una colina, ha sido añadida (a pesar de su sencillez) a la lista de los pueblos más bonitos de Francia. Es posible que el valle, con paisajes de viñedos y campos de lavanda que se divisan desde lo alto tengan mucho que ver en esa decisión.

Se podría decir que el tamaño de Ménerbes es inversamente proporcional a la belleza que desprende, desde la ciudadela, pasando por sus estrechas calles que conducen al ayuntamiento, como el Chateau de Castellet, situado al final de pueblo, donde la colina nos corta el paso.

Ménerbes

Tal es la belleza, que al igual que en otros pueblos de la Provenza, Ménerbes sedujo a otro gran artista, Pablo Picasso, quien, enamorado de la magia y la luz, se instaló en 1946 junto con su entonces compañera, Françoise Gilot, en una majestuosa casona.

Ruta por la Provenza Ménerbes

Gordes

Una imagen de postal nos condujo esta localidad. Teníamos esa visión en la cabeza, la de un pueblo medieval construido en lo alto de una montaña coronada por una espectacular iglesia y un castillo.

La montaña resultó ser la colina de Vaucluse, la iglesia y el castillo de lo alto, la de Saint Firmin, y el pueblo medieval, Gordes, incluido también en la lista de los pueblos más bonitos de Francia, de hecho, se trata de una de las joyas  de la región.

¿Os habéis dado cuenta de la cantidad de “pueblos bonitos” que hay repartidos por la Provenza? Por algo es una de las regiones más bonitas de toda Europa.

Ruta por la Provenza Gordes

La belleza de Gordes no reside en su título de ciudad colgante, formula muy repetida en muchas otras localidades,  si no el orden, la luz y su aspecto medieval, en el que no falta detalle. Fortificaciones, castillos, calles empedradas…sin duda un lugar que permanece impasible al paso del tiempo.

A escasos cinco kilómetros del centro de Gordes todavía hay un lugar con el que sorprenderse, la Abadía de Sénanque. Rodeado de campos  y accesible a través de estrechas carreteras se encuentra esta comunidad de monjes cistercienses en la que no podrás resistirte a sacar chispa a la cámara de fotos.

Sault (Campos de lavanda)

Aunque si hablamos de campos, no podemos olvidarnos de la localidad de Sault. Probablemente podamos ponernos a hablar de su pueblito, de sus casas y callejuelas, de las calles empedradas…pero olvidarías cualquier información en el momento en el que comencemos a hablar de los campos de lavanda.

Y es que una ruta por la Provenza no sería completa sin visitar uno de estos increíbles y coloridos paisajes incluidos en la ruta de la lavanda. Si eres aficionado a la fotografía, aquí podrás dar rienda suelta a tu creatividad y pasar horas paseando entre los campos al atardecer.

No obstante, no olvides darle una oportunidad a su casco antiguo. Ya…el olor de los campos de lavanda te impide concentrarte en otra cosa, pero créenos, merece la pena la visita.

Campos de lavanda en Sault

Arles (Parque ornitológico Pont de Gau)

Casi finalizando la ruta por La Provenza, decidimos visitar Arles atraídos por un lugar muy interesante en el que la naturaleza y las aves tienen un papel muy importante. Se trata del Parque ornitológico Pont de Gau, situado en el Parque Natural de Camarga (o Camargue).

Se trata de un lugar único en Europa donde descubrir la flora y fauna de Camarga, la cual, acoge a una gran comunidad de flamencos que eligen este lugar para reproducirse. Pero además, otras aves como cigüeñas, águilas o halcones sobrevuelan este parque de 60 hectáreas que podrás recorrer a través de 3 senderos diferentes.

Arles

Se puede realizar el recorrido completo en una hora o una hora y media, y el precio de la entrada es de 7,50€ por persona. El horario de apertura de 9:00 a 19:00h entre el 1 de abril y el 30 de Septiembre, y de 10:00 a 18:00h el resto del año.

Nimes

Si hablamos de ciudades romanas, de edificaciones de la época del pleno apogeo del imperio, Nimes se lleva la palma. A pesar de no pertenecer a la Provenza, ya que se encuentra en la frontera con Occitania del sur, merece la pena nombrarlo aunque sea por cercanía a la región de la que trata este artículo.

La riqueza arquitectónica de Nimes no tiene nada que envidiar a otras regiones o pueblos de la antigua Roma, de hecho, su coliseo o circo romano es el mejor conservado del mundo romano. Dentro, 23.000 personas se reunían para animar a su gladiador como si de Messi o Ronaldo se tratase, aunque solían correr peor suerte.

Ruta por la Provenza Nimes

Nimes cuenta además con otro importante edificio romano, el antiguo foro de Nemausus (Nimes) o Maison Carrée, construido en el S.I d.c. A pesar de tener más de 2000 años de antigüedad y del vandalismo, el edificio se conserva en perfecto estado, sobre todo tras la remodelación de la plaza a manos del arquitecto Norman Foster.

Además de estos dos emblemáticos edificios, Nimes esconde pequeños tesoros como los jardines de la Fontaine, la Catedral de San Castor, la torre del reloj o la muralla romana. Aunque si te apetece descansar un rato, puedes aprovechar a tomar una caña, café o helado en el Boulevard Víctor Hugo, la calle principal y zona comercial de la ciudad.


¿Te escapas a La Provenza?
Encuentra tu alojamiento más económico Click aquí
Encuentra vuelos baratos Click aquí

Después de esta pequeña muestra, podemos darnos cuenta de por qué la Provenza en una de la regiones más bonitas de Europa, fácilmente accesible, con una mezcla de cultura, historia y naturaleza que no dejará indiferente a nadie.

¿Qué te ha parecido la ruta por la Provenza? ¿Qué ciudad añadirías a la lista? Haznos llegar tus dudas sobre el post o bien cuéntanos tu experiencia recorriendo la región dejando un comentario aquí debajo. O bien, a través de nuestra página de Facebook.

Related Posts

Leave a Reply

Nosotros

Somos Raúl y Sandra. Bienvenid@ a nuestro mundo, este pequeño rincón donde encontrarás experiencias, consejos y mucha info útil para tu viaje.

LEER MÁS

Últimos artículos

Qué ver y hacer en Bilbao, guía imprescindible
10 septiembre, 2020
Oaxaca de Juárez
Oaxaca de Juárez, color y música por cada rincón
24 mayo, 2020
Y ahora, ¿qué? (viajar tras el coronavirus)
13 mayo, 2020

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies