Viaje a Marsella, recuerdos de la Costa Azúl

Viaje a Marsella

Es probable que en tu ruta por la Provenza dejes unos cuantos días para conocer la capital de la región, así que queremos intentar orientar tu visita a través de algunos de los lugares más característicos de la ciudad, con consejos y conclusiones propias…para que puedas sacar todo el partido a tu viaje a Marsella.

En todo recorrido por la Costa Azul, Marsella debería ser una de esas grandes ciudades  que se sitúan en un lugar preferente. Sí, la belleza de los pueblos de alrededor convierte la ruta toda una experiencia que no te puedes permitir obviar, como ya contamos en el artículo sobre nuestro road trip por la Provenza. Pero esta ciudad portuaria, la segunda más poblada después de París, reúne un gran número de rincones que abarca desde sus barrios más pintorescos, hasta edificios emblemáticos e historias que nos sonarán familiares.

Escuchamos varias veces aquello de que Marsella es una ciudad insegura, que debíamos tener cuidado dónde dejábamos el coche ya que podríamos encontrarlo subido sobre cuatro ladrillos, y más vacio que el salpicadero de un Seat Panda. Lo cierto es que no nos sentimos inseguros ni de día ni de noche por las calles del centro de la ciudad, y el coche no sufrió ni un rasguño.

No obstante, siempre es conveniente usar el sentido común, no andar por barrios un tanto sospechosos a ciertas horas o con objetos de valor a la vista. No hay que desconfiar de todo el mundo, pero tampoco debemos ser el blanco fácil, ¿no crees?

Consejos para tu viaje a Marsella

  • El centro de información turística se encuentra en la calle Canebiére, donde podrás recopilar mapas e información sobre eventos que puedan celebrarse en la ciudad. Nunca se sabe dónde se puede encontrar alguna celebración que nos alegre nuestra estancia.
  • Infórmate sobre los precios de los museos. Algunos, como el Museo de Historia Natural o el MuCem (el museo de las civilizaciones de Europa), son gratis los domingos por la mañana.
  • Aunque Marsella es una ciudad grande, se puede recorrer a pie (al menos el centro).
  • Si no te sientes con fuerzas para patearte la ciudad a patita, siempre puedes usar el metro, tranvía o autobús, con más de 80 líneas que recorren toda la ciudad. Existe además la posibilidad de comprar el City Pass, para utilizar cualquiera de estos tres medios de transporte, además de accesos gratuitos a museos, paseos en barco o visita guiada al castillo de If. Los precios varían dependiendo de la validez del billete, que van desde los 26€ por 24 horas de validez, hasta los 41€ por 72 horas.

Ruta por Marsella

Puerto Viejo

La primera imagen que tenemos de Marsella tras dejar el coche, fue descendiendo la Rue du Chantier en dirección al puerto viejo. Esa clásica imagen con cientos de barcos a lo largo de la bocana y un cierto aroma a Mediterráneo que enseguida nos embaucó. Incluso nos pareció que todo el mundo vestía una camiseta marinera azul y blanca, y caminaba con una baguette bajo el brazo. Pero no, en realidad a nuestro alrededor solo había turistas.

Caminábamos en dirección a la calle Canebiére, dejando a la derecha decenas de restaurantes que ofrecían pescado fresco y sobre todo, sus populares mejillones al vapor. Hoteles, pubs, el omnipresente Mcdonalds, o pequeñas tiendas de artesanía y decoración.

Puerto de Marsella

El olor nos indicaba que estábamos llegando al mercado de pescado, situado al final del puerto, y que cada mañana reúne a un buen puñado de pescadores que tratan de vender las capturas del día. Allí comienza la mítica avenida Canebiére, repleta de bancos y tiendas (algunas de ellas para bolsillos pudientes), edificios interesantes y un bonito tiovivo en la plaza del General de Gaulle.

Nuestros bolsillos rotos no nos permiten sacar nuestro lado consumista, así que sin perder tiempo, regresamos sobre nuestros pasos continuando nuestro paseo por el lado opuesto del puerto viejo alucinando con cada edificio centenario, como el del ayuntamiento, construido en el S.XVII, y curiosamente uno de los pocos monumentos de Marsella que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Fuerte Saint Jean

El recorrido alrededor del puerto termina en uno de los fortines construidos por Luis XIV para controlar la seguridad de la ciudad, el fuerte Saint Jean, el cual, alberga hoy en día el museo de las civilizaciones de Europa (MuCem).

Junto con el fuerte de San Nicolás, situado en la orilla opuesta del puerto, forman parte de la historia militar de Marsella, además de cumplir funciones que facilitaban la actividad de los barcos comerciales.

Accedas o no al MuCem, el Fuerte San Jean forma parte del paisaje marsellés, y una simple mirada desde los lejos ofrece una idea de la importancia de este puerto en siglos pasados. Aunque para panoramas, el que puede disfrutarse desde el mirador junto a la pasarela de entradas al fuerte, una vista del puerto al completo, coronada por la colina donde descansa la Basílica de Notre-Dame de la Garde.

Notre-Dame de la Garde

Catedral (Basílica Santa María la Mayor)

Aunque antes de llegar allí, debemos hablar de otro de los edificios religiosos más importantes de este viaje a Marsella, su Catedral, Santa María la Mayor.

De estilo romano-bizantino, este monumental edificio fue construido a finales del S.XIX siguiendo el estilo de Santa Sofía, en Estambul, por lo que se ha convertido en una construcción única en su género en Francia.

Situada entre el distrito de la Jolliete y el Fuerte de Saint Jean, la Catedral de Santa María la Mayor (o simplemente La Mayor), merece dedicarle un largo rato tanto a su exterior, como a su imponente interior. Sus columnas de mármol, los mosaicos, la cúpula o el altar, con las sillas del coro y el órgano, son la excusa perfecta para sentarse a descansar para disfrutar de esta maravilla.

Viaje a Marsella Ca

Barrio Le Panier

Sin quererlo, nos hemos adentrado en el barrio más moderno, hipster, alternativo…y todos estos calificativos que le ponemos a los lugares más molones de cada ciudad. En el caso de Marsella, este barrio se llama Le Panier.

A pesar de la mala fama que se le atribuía a este barrio de clase trabajadora el pasado siglo, donde pescadores e inmigrantes convivían después de que la clase media se trasladara a los nuevos barrios de la ciudad, Le Panier es hoy en día un lugar muy seguro.

No tengas miedo de perderte por las calles más antiguas de Marsella, llenas de restaurantes y cafeterías, de arte callejero, librerías, galerías y pequeños talleres donde artesanos y artistas elaboran diferentes piezas, por si necesitas un regalo original que llevar en tu mochila.

Entre sus estrechas calles, se esconden también pequeñas plazas, donde no es raro encontrar músicos locales tocando en directo en algún restaurante. Además, Le Panier acoge dos museos,  el Arqueológico Mediterráneo, y el de Arte Africano, Oceánico y Amerindio. Un barrio de lo más cultural, testigo del cambio que sufren las ciudades hoy en día y lugares inspiradores para artistas de todo tipo.

Castillo de If

De regreso al Puerto Viejo, junto al mercado de pescado, las colas nos indican que desde este punto salen las principales excursiones en barco de Marsella. Y la excursión estrella, es la visita al Castillo de If.

Visible desde casi cualquier parte de Marsella, el Castillo de If fue construido a comienzos del S.XVI en un islote situado en la bahía de Marsella. Con un primer pretexto de construir una fortificación para proteger la ciudad de posibles ataques por mar, en realidad el castillo solamente se utilizó como faro y como prisión.

Aunque la fama de este lugar se debe a uno de los prisioneros más famosos de la literatura, Edmond Dantés, el protagonista de la novela de Alejandro Dumas en el Conde de Montecristo, en la visita al Castillo de If aun se pueden encontrar vestigios de los antiguos presos que ocupaban la prisión desde el S.XVII.

Los barcos hacia la isla de If parten desde el muelle del Puerto Viejo cada hora y media en invierno, y más frecuentemente durante los meses de verano. El precio es de alrededor de 10€ ida y vuelta.

Palacio del Faro

Al otro margen de la bocana del puerto, en el lado sur, atravesamos el Fuerte San Nicolás, para comenzar a ascender una pequeña colina donde se sitúe el Palacio de Faro. Su fachada elegante y la majestuosidad del edificio ya nos daban una pista de la función por la que fue ordenado construir.

Napoleón III fue el responsable de la construcción del palacio, el cual serviría de vivienda para él y su esposa la emperatriz Eugenia, aunque en realidad, nunca llegaron a habitar el edificio. Este fue reconvertido en Escuela de Medicina a principios del S.XX y hoy en día está destinado a la celebración de congresos y eventos.

Aunque probablemente, lo mejor de este lugar sea la vista panorámica del puerto y los fuertes de Marsella, siempre vigilada por nuestra siguiente visita.

Basílica de Notre-Dame de la Garde

La Bonne Mére (La buena madre), así la llaman también, fue uno de los rincones más impresionantes de nuestro viaje a Marsella. Su ubicación elevada permite unas vistas privilegiadas de toda la ciudad, y su belleza, tanto exterior como interior lo convierten en la imagen más reconocible de la ciudad.

Al igual que la Catedral de Santa María la Mayor, Notre-Dame de la Garde tiene un estilo neo-bizantino, aunque a diferencia de la primera, esta está coronada por una figura de la 11 metros de la Virgen María, recubierta de pan de oro.

El interior de la Basílica, decorada con motivos marineros en referencia a los marinos que rogaban protección a la virgen, nos mostraba una vez más la importancia del mar en la ciudad. Y en cada una de las tres cúpulas de la nave central, los mosaicos parecen salirse del techo, con colores vivos y motivos florales que acompañan a imágenes como el arca de Noé o la zarza ardiendo.

Hay varias maneras de llegar hasta Notre-Dame de la Garde: A pie, aunque debemos advertirte de que la subida resulta un poco pesada, o bien en autobús o metro. Los números 54 y 60 paran cerca de la Basílica, mientras que la línea M1 de metro tiene también una parada cerca.

Atardecer en los puertos y calanques

Si aun te queda tiempo y dispones de un coche con el que recorrer las afueras de Marsella, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar los pequeños puertos pesqueros y calanques al sur de la ciudad.

Lugares como Port de Goudes o Port de Callelongue son dos claros ejemplos de la belleza de estas pequeñas villas asomadas al Mediterráneo, donde probar un buen pescado o disfrutar de un atardecer inolvidable.

Más cerca de Marsella, de hecho, sin salir de la ciudad, se encuentra también el puerto y la playa de Fausse Monnaie, protegida por el puente con el mismo nombre. Allí, los locales suelen acudir a disfrutar de las tranquilas aguas, toda una piscina natural perfecta para un bañito en un día caluroso de verano.


Ya sea para durante unas mini vacaciones , o una escapada de fin de semana, sin duda merece la pena realizar un viaje a Marsella para conocer todo lo que ofrece esta ciudad llena de historia, cultura y un gran ambiente, donde disfrutar de la deliciosa gastronomía o de una cerveza sentado junto a su icónico Puerto Viejo.

¿Quieres ofertas para tu viaje?

Vuelos baratos a Marsella

¿Prefieres Airbnb?, descuento de 25 €

Alquilar un coche en Marsella

Hoteles económicos en Marsella

Actividades por Marsella

Seguro de viaje con IATI 5% de descuento

¿Conoces Marsella? ¿Echas en falta algún lugar en esta lista? Déjanos tu comentario con tus dudas o con tu experiencia de viaje a Marsella. También puedes ayudarnos dejando un comentario en nuestra página de Facebook. 😉

Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Itinerario y presupuesto México en 24 días
Itinerario y presupuesto México en 24 días
24 marzo, 2020
12 platos típicos de Tailandia + postres
13 febrero, 2020
Restaurantes donde comer en Bilbao
6 febrero, 2020

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies