Viaja por libre a Marruecos

Cada vez más viajeros deciden aventurarse en una ruta en coche alrededor de Marruecos y dejar a un lado el miedo que supone conducir por ciudades donde las leyes de tráfico brillan por su ausencia, o por carreteras de montaña donde a priori, las infraestructuras no son precisamente las de Alemania.

Y digo a priori, porque el placer de conducir por estas serpenteantes carreteras, la mayoría de ellas en perfecto estado, va en aumento según avanzan los kilómetros. Por eso, en este post vamos a mostrarte cómo viajar a Marruecos por libre.

Comienza a organizar el viaje a Marruecos por libre

Lo primero que debes hacer es planificar tu viaje. Marruecos ofrece la posibilidad de realizar diferentes rutas por libre, sobre todo por carretera. Bien recorriendo el norte, la costa, o la clásica ruta desde Marrakech al desierto de Merzouga.

Nos detendremos en este último itinerario, al que dedicamos tres de nuestros ocho días por el país norte africano, el tiempo justo para un primer contacto con Marruecos y su cultura. En ella, atravesamos los Atlas, recorrimos kilómetros de carretera con paisajes únicos, nos adentramos en gargantas y dormimos en uno de los desiertos más bellos del planeta. Así que sigue leyendo, porque te contamos más sobre cada uno de estos lugares.

Ruta por Marruecos

Moverse por Marruecos

Una de las maneras más cómodas y auténticas de conocer Marruecos es alquilando un coche. La libertad de recorrer sus carreteras y de detenerte donde te plazca el tiempo que necesites, son algunas de las ventajas que nos ofrece esta forma de viajar.

Tras estudiar varias opciones, decidimos alquilar el coche a través de trocaderocar, una empresa local que ofrece coches y 4×4 a un precio bastante económico. Además, todos sus vehículos cuentan con seguro a todo riesgo sin fianza, conductor adicional gratis o kilómetros ilimitados.

En nuestro caso, como ya te contamos en nuestro itinerario y presupuesto de Marruecos, alquilamos un coche por 5 días por un total de 120€. No está nada mal, ¿Verdad?

Viaja a Marruecos

Seguro de viaje

Ya tenemos un coche con seguro a todo riesgo, así que ahora es el turno de contratar uno para nosotros mismos. Después de algún susto, no nos planteamos realizar un viaje sin un seguro de confianza, y esta nos la ofrecen nuestros amigos de IATI, ¿quién si no?

Ya sabes que por ser lector de Recomiendo el Mundo tienes un 5% de descuento en tu próximo seguro, y además, nos ayudas a nosotros. Pincha en el enlace para contratarlo 😉

La ruta

Comenzamos esta ruta desde la ciudad de Marrakech, la puerta de entrada al país, y la mejor ubicada para ir hasta cualquier punto del país. Aquí puedes descubrir qué ver en Marrakech.

Desde allí, nos dirigimos al este para cruzar la cordillera de Gran Atlas hasta llegar a pueblos como Ait Ben Haddou, Ouarzazate o Tinerhir, pasando por las famosas gargantas de Dadés y Todra, finalizando en Merzouga, la entrada del desierto.

La ruta admite variaciones de todo tipo, como visitar algunos pueblos a la ida, y dejar otros para la vuelta para hacer el viaje más ameno, durmiendo en lugares intermedios. O bien, pegarte la paliza padre hasta Merzouga en un solo día, y regresar poco a poco haciendo paradas en los lugares de interés. Sea como sea, el objetivo es disfrutar tanto de los rincones que ofrece la ruta, como del camino en sí. Así que planifica bien tu itinerario.

Ait Ben Haddou

El Ksar o pueblo fortificado de Ait Ben Haddou es uno de los lugares más emblemáticos y especiales de la Ruta de los mil Kasbah. Se cree que Ait Ben Haddou cuenta con más de diez siglos de antigüedad, y fueron las tribus bereber las primeras en habitar este tipo de fortificaciones donde trabajaban la tierra y abastecían a los comerciantes que se dirigían a las ciudades imperiales.

Fue nombrado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1987, y hoy en día, ha visto aumentadas sus visitas gracias en parte a Juego de Tronos, siendo uno de los escenarios de la popular serie de ficción.

Un paseo por el interior de Ksar es como retroceder en el tiempo, así que déjate llevar por los sentidos y disfruta de esta bonita ciudad, sus tiendecitas de artesanía y de su historia.

Ouarzazate

Antiguo paso de caravanas de mercancía con dirección a Marrakech o Fez, la región de Ouarzazate es hoy en día una de las ciudades más desarrolladas de Marruecos. Los estudios de cine que se encuentran a las afueras de la ciudad han dotado a Ouarzazate de un interés especial.

Gracias a su ubicación, sirve como base estratégica para visitar los valles de Dadés o Todra. Sin embargo, la ciudad cuenta con otros puntos de visita obligada como el Oasis de Fint, el Kasbah de Taourirt, los propios estudios de Cine Atlas o el lago El Mansour Eddahbi, donde descubrimos casi por casualidad un complejo turístico accesible en coche con unas vistas increíbles sobre el lago.

Eso sí, con nuestro presupuesto mochilero nos resultaba imposible alojarnos allí, así que optamos por una opción más económica como fue el Hotel Azoul.

Ruta Marruecos por libre

Kelaat M´Gouna

Kelaat M´Gouna fue una de esas sorpresas que no te esperas, un rincón que no teníamos programado y que la casualidad hizo que descubriéramos. Este oasis rodeado de Kasbahs se encuentra en el valle del río Dadés, aunque es siguiendo el rumbo del río Mgoum donde nos dimos de bruces con uno de los edificios más bellos de Marruecos.   

Desde un mirador situado al norte de la ciudad, junto al Kasbah Itran, se abría ente nosotros el valle de las rosas. Ahí, junto al cauce del río, se alzaba el Kasbah Mirna, a los pies de los grandes Atlas. Un breve alto en el camino que con un regalo en forma de paisaje.

Viaja a Marruecos por libre

Garganta de Dadés

De camino hacia el desierto, una rotonda nos dirige hacia una carretera serpenteante que nos lleva directamente a los valles de la garganta de Dadés. La erosión provocada por el paso del río Dadés ha creado un paisaje único a través de Kasbahs, palmerales y carreteras para los amantes de la conducción.

Y es que…si te mareas en el coche, no te vendría mal alguna pastillita de biodramina, o bien sacar la cabeza por la ventanilla para que te dé el aire…No, en serio, no es tan duro como parece, de hecho, querrás parar en tantos miradores a lo largo de esta pequeña ruta que no te dará tiempo ni a marearte.

La imagen estrella de la garganta de Dadés se encuentra en su punto más elevado, en el mirador que se encuentra junto al restaurante Timzzillite, desde donde podrás apreciar el tamaño del cañón que ha formado el río a lo largo de los años.

Garganta de Dadés

Tinerhir y Garganta de Todra

La ciudad de Tinerhir es la última parada antes de llegar al desierto. Entre sus calles, encontrarás el barrio judío y la mezquita Ikelane, además de animados zocos, y una calle comercial donde las mujeres exponen su artesanía. Si tienes pensado comprar alguna alfombra bereber, este el lugar indicado.

La compra de estas piezas puede convertirse en todo un ritual por parte de los locales, quienes te ofrecen un té de bienvenida, charlas un rato sobre sus costumbres y finalmente muestran su producto. Es en ese preciso momento cuando necesitas sacar a relucir tus mejores dotes de negociador.

Viaja a Marruecos por libre

Pero si por algo es famoso Tinerhir es por la garganta de Todra, un cañón rocoso con acantilados de más de 100 metros de altura que el río se encargó de esculpir. Todra se encuentra a 25 kilómetros al norte de Tinerhir, en cuyo camino encontrarás miradores y palmerales que ofrecen un paisaje majestuoso.

Un lugar perfecto para realizar una pequeña ruta de senderismo, o incluso colgarte de las paredes para practicar escalada, bastante popular entre aficionados a este deporte.  

Garganta de Todra Marruecos por libre

Merzouga

La puerta del desierto, el inicio de lo que será una experiencia inolvidable atravesando dunas, disfrutando de los colores únicos del atardecer,  degustando una exquisita cena a la luz de la luna, y descansando en el más absoluto silencio que solo el desierto puede ofrecer.

El vaivén de los camellos abriéndose paso a través de la arena te dejará el culo un tanto dolorido, pero no temas, una vez llegues al campamento, el atardecer se encargará de quitarte todos los dolores.

Nuestros anfitriones de origen bereber hicieron el resto. Se encargaron de preparar una cena con comida típica para chuparse los dedos, y rodeados del resto de la expedición, una familia argentina y una pareja italiana, pasamos una velada de lo más auténtica, amenizada con esa música del desierto tan hipnótica. La magia solamente duró hasta el momento en el que nos dejaron usar los instrumentos para tratar de imitarles, un final divertido para una experiencia única.

Echa un vistazo a nuestro alojamiento en el desierto aquí.

Desierto Merzouga

¿Te gustan recorrer los países por tu cuenta sin depender de tour organizados? ¿Eres de los que les gusta la aventura? Cuéntanos tu experiencia dejando un comentario aquí debajo o bien a través de nuestra página de Facebook.

Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Un día en Sibiu, el pueblo sajón de Transilvania
6 noviembre, 2019
Platos típicos Rumanía
12 platos típicos de Rumanía
22 octubre, 2019
Viaje a Rumanía
Viaje a Rumanía, la desconocida de Europa
10 octubre, 2019

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies