Viaje a Gran Canaria

Cuando decidimos realizar nuestro viaje a Gran Canaria, nos imaginábamos tirados a cuerpo de rey en alguna de sus hermosas playas, perfectas para relajarse, y coger un poco de color en nuestra pálida piel. Sin embargo, a medida que íbamos buscando información, o bien, nos llegaban recomendaciones de nuestros amigos de la isla, nuestro entusiasmo aumentaba al ver que además, esconde un interior montañoso de gran belleza, y que por suerte, apenas pisaban los turistas.

Gran Canaria es mucho más que playas, el corazón de la isla guarda increíbles monumentos naturales y pueblos con mucho encanto, gente maravillosa y acogedora, y por supuesto, una gastronomía que hizo que volviéramos con varios kilos de más…no solo en nuestras mochilas.

En el momento en el que estamos escribiendo este artículo, Gran Canaria se está recuperando de un incendio devastador que ha devorado casi el 7% de su superficie y ha hecho desaparecer gran parte de su naturaleza única. Una triste noticia que nos afecta de cerca por dos motivos, nuestra reciente visita, y por la gente que nos acogió como un miembro más de la familia.

Gran Canaria se levantará de nuevo y su naturaleza resplandecerá como lo hizo antes de esta catástrofe, así que no dejes pasar la oportunidad de conocer la isla, alquila un coche y recórrela de norte a sur. Sus serpenteantes carreteras conducen a lugares mágicos que harán que día a día te enamores un poco más de cada rincón.

¿Quieres saber qué ver y hacer en tu viaje a Gran Canaria más allá de las playas? Gracias a sus dimensiones, es fácil conocer gran parte de la isla en 7 días, o tal vez en 10 días si además de recorrerla, quieres disfrutar de unos días tirado en sus playas.

Tejeda

Naturaleza y miradores

1. Roque Nublo

El Roque Nublo es el rincón más emblemático y de visita obligada en todo viaje a Gran Canaria. Este monolito de 90 metros que el paso de los años se ha encargado de pulir, está considerado uno de los más grandes del mundo y fue declarado Espacio Natural Protegido en el año 1987.

Sirvió como lugar de culto para los primeros habitantes de la isla, quienes construían sus refugios entre las rocas de estas montañas en cuevas cavadas a mano.

Por supuesto, no podíamos dejar pasar la oportunidad de coronar la cima hasta los pies del Roque Nublo, bien custodiado por la rana y el fraile, dos grandes figuras de piedra que se asemejan a estos dos personajes. En realidad, se trata de un pequeño ascenso desde el aparcamiento de La Degollada de La Goleta de apenas 200 metros de desnivel, atravesando pinares y grandes explanadas hasta divisar el gran Roque Nublo.

Una vez en la cima, la imagen es de auténtica postal. A la belleza del Roque Nublo se suma el Teide como telón de fondo, una vista privilegiada, eso sí, si la niebla lo permite.

Roque Nublo

2. Roque Bentayga

Si el primero ostenta el honor de ser el lugar más emblemático de la isla, el Roque Bentayga no se sitúa demasiado lejos. Aun se respira cierto aire de culto en las inmediaciones, incluso se puede formar una idea de cómo convivían en las decenas de cuevas que hay en los alrededores del monolito, que por cierto, contaban con las mejores vistas de la isla.

Y pensar que el turismo masivo se concentra en la costa…

Y es que este paseo hasta la cima del Roque Bentayga es todo un viaje a la época de los primeros aborígenes isleños, a sus prácticas religiosas, enterramientos e incluso a su arte rupestre. No tienes más que echar un vistazo a su centro de interpretación para descubrir la manera en la que vivían los primeros hombres de Gran Canaria o de cómo se defendían de los curiosos europeos que llegaban para invadir la isla. 

Roque Bentayga Gran Canaria

3. Pico de las Nieves

Seguro que eres de esos a los que les gusta subir hasta lo más alto allá por donde vas, ¿verdad? pues en Gran Canaria este lugar se llama Pico de las Nieves y desde aquí tendrás las mejores vistas de la isla.

Desde sus 1.949 metros de altitud se puede disfrutar tanto del Roque Nublo y Bentayga, como del resto de su entorno, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Es el lugar perfecto para hacerse una idea de todo lo que ofrece la isla. A lo lejos, se divisa la costa e incluso se puede distinguir alguna playa como Maspalomas, pero según desplazamos la vista hacia el interior, podemos distinguir barrancos por un lado, grandes pinares por otro y por supuesto, las preciosas formaciones rocosas que conforman el centro de la isla y sus serpenteantes carreteras. 

Pico de las Nieves Gran Canaria

4. Dunas de Maspalomas

Por un momento pensábamos que habíamos vuelto a Marruecos, a las mismísimas dunas de Erg Chebbi, pero en realidad no habíamos salido de Gran Canaria. Las dunas de Maspalomas, situada al sur de la isla, es una mezcla de desierto y oasis, con grandes formaciones de arena, la propia playa de Maspalomas, o el Palmeral y la Charca, que junto a las dunas constituyen los tres ecosistemas de la reserva.

Un paseo entre las dunas, algunas de hasta 25 metros de altura, puede esconder alguna que otra sorpresa. No te asustes si un lagarto gigante se cruza en tu camino, relájate y disfruta de los colores del atardecer en un lugar tan especial como este.

El principal acceso a la reserva natural se realiza desde el hotel Riu Palace, situado junto a la playa del inglés. Una vez allí, deberás atravesar la puerta principal y el pasillo que conduce hasta las propias dunas.

Maspalomas

5. Barranco de las Vacas

No te vamos a engañar, encontrar el barranco de las Vacas no es sencillo debido a la mala señalización. Además, una vez llegues allí, quizás te decepcione un poco, más que nada si has leído en alguna parte que se trata de un mini Antilope Canyon.

Sin embargo, no podía faltar en esta lista al menos por su singularidad. En efecto, se trata probablemente de la centésima parte del tamaño del famoso cañón de Arizona, pero no deja de ser curioso como en este pequeño rincón de la isla se han podido crear estas caprichosas formaciones. 

Si eres de los que buscan lugares recónditos, entonces el Barranco de las Vacas es un lugar que no puedes perderte si tienes tiempo suficiente durante tu viaje por Gran Canaria.

Viaje a Gran Canaria Barranco de las Vacas

6. Mirador del Balcón

A unos poco kilómetros de la localidad de la Aldea de San Nicolás, se abre hacia el océano uno de los miradores más espectaculares de la isla. Situado en el extremo occidental de Gran Canaria, emergen sobre el agua una serie de pequeñas cumbres picudas que se encargan de dar forma a lo que parece una cola de dragón.

Pocas son las personas que se aventuran a llegar hasta aquí, la gran cantidad de curvas que debemos sortear para disfrutar de este lugar único hace que parezca estar a años luz de cualquier punto habitable de la isla.

Pero nada más lejos de la realidad, el camino hasta llegar al Mirador de Balcón es un lujo para cualquier amante de las rutas por carretera, salpicado de pequeños pueblos como la propia aldea de San Nicolás y otros puntos de interés, es una parada obligada en cualquier excursión por el oeste de la isla.

Mirador del Balcón

7. Faro de Punta Sardina

Al noroeste de la isla, en la localidad de Galdar, se encuentra el Faro de Punta Sardina, la linterna de Sardina. En realidad, se trata de una nueva construcción del año 1986, ya que el edificio original fue derruido ese mismo año después de 100 años iluminando las costas occidentales.

A primera vista, no se trata más que de un faro como cualquier otro, una torre de hormigón blanco y rojo. Pero lo mejor de este lugar es el entorno, totalmente natural y sin apenas edificaciones a su alrededor. La puesta de sol desde allí es todo un espectáculo, así que ten bien a mano tu cámara para captar el momento más especial del día.

Faro de Punta Sardina

8. Yacimiento de las Cuatro Puertas

Si más arriba hablábamos de las cuevas que los aborígenes cavaban en las rocas para crear su vivienda con vistas a las montañas, en este yacimiento se construyeron auténticas mansiones, con terrazas y si me apuras, hasta habitación de invitados.

Se trata de uno de los yacimientos mejor tallados y conservados por los antiguos canarios, y probablemente el más importante de la cultura prehispánica. Repartidas por todo el conjunto arqueológico hay repartidas numerosas cuevas labradas que formaban diferentes espacios, muchos relacionados con rituales, y entre las que destaca la Cueva de las Cuatro Puertas, la cual da el nombre al yacimiento y que servía de acceso al recinto.

Una mirada al pasado que ayuda a comprender cómo era la vida de los primeros habitantes de Gran Canaria, cómo sobrevivían, y cómo eran capaces de crear lugares como este a base de picar piedra.

Cuatro Puertas Viaje a Gran Canaria

9. Barranco de los Cernícalos

Un cernícalo es una especie de ave falconiforme de la familia Falconidae extendida por África, Asia y Europa, y de manera accidental en América, Caribe e Indonesia. Pues bien, en todo el trayecto no conseguimos ver ni uno a pesar de que el nombre del barranco invitaba a divisar cantidad de ellos.

Pero no llegamos hasta aquí buscando cernícalos, si no una ruta de senderismo a través de una frondosa vegetación, cascadas y un bello paisaje natural. Nuestros amigos isleños nos prometieron una ruta espectacular, y no nos mintieron lo más mínimo. Alrededor de 3 horas de trekking, bastante sencillo, aunque con algún tramos de rocas que hay que salvar trepando, y evitando resbalones. Un plan perfecto para los amantes de la naturaleza.

Barranco Cernícalos

Pueblos

10. Puerto de Mogán

Dicen que es la pequeña Venecia de Gran Canaria por los canales que rodean el pueblo, aunque al Puerto de Mogán no le hacen falta comparaciones. Tiene carácter propio, el cual se refleja en su precioso puerto, en sus estrechas calles decoradas con flores que cuelgan de las blancas fachadas y su buen clima durante casi todo el año.

No hay más que darse una vuelta por el puerto para descubrir como conviven lujosas embarcaciones de recreo junto a botes y barcos de pesca, saber un poco más de la vida local en la lonja de pescado, o pasear hasta la playa de arena blanca para darse un buen chapuzón. Y porqué no…degustar la gastronomía local, un poco de pescadito fresco acompañado de unas papas arrugadas.

Puerto de Mogán Gran Canaria

11. La Aldea de San Nicolás

Llegar a la Aldea de San Nicolás, si viajas desde el sur, supone atravesar una larga carretera llena de curvas que sin embargo es un auténtico gustazo recorrer, con una paisajes impresionantes y varios lugares qué visitar, como el molino quemado, o el mirador de San Nicolás que hemos mencionado más arriba.

Playas como las Tasarte o Güi-Güi son poco frecuentadas, una buena oportunidad para disfrutar de la tranquilidad que no ofrecen otros arenales del sur de la isla. Eso sí, para llegar hasta ellas es necesario realizar un recorrido a pie que puede llevar un buen rato, así que deberás tener eso en cuenta.

Si no tienes ganas de caminar, siempre puedes llegar hasta la playa de La Aldea, una pequeña bahía de piedra de aguas tranquilas rodeada de montañas, y un pequeño muelle que protege la playa.

Aldea San Nicolás

12. Agaete

Seguramente habrás oído hablar del famoso dedo de Dios, una curiosa formación rocosa situada en el Puerto de las Nieves, en la localidad de Agaete. Pues debes saber que en el año 2005, este afilada roca desapareció para siempre cuando una tormenta tropical se lo llevó por delante.

Sin embargo, aun a sabiendas de que no podríamos disfrutar de este capricho de la naturaleza, llegamos hasta Agaete guiados una vez más por nuestros amigos isleños Bea y Juan. Y es que Agaete es en su conjunto un capricho natural, como el propio puerto de las nieves, o las piscinas naturales de Agaete.

Pero además, un simple paseo por su casco histórico ya supone un lujazo, el ambiente que se respira, y el olor a pescado asado que llega desde los restaurantes harán que quieras sentarte en alguna de sus terrazas para disfrutar de una cerveza, o depende de la hora, de una buena comilona.

13. Arucas

Cuna del ron canario, Arucas es una de las localidades más interesantes de Gran Canaria. Desde la propia fábrica de ron Arehucas, donde podrás realizar una visita con cata incluida, podrás recorrer el municipio atravesando su colorido casco histórico hasta llegar a la espectacular iglesia de San Juan Bautista, uno de los edificios emblemáticos de Gran Canaria.

La iglesia fue construida a conciencia, sin prisas, recreándose en cada detalle, y es que fueron 70 años lo que les llevó a los canarios terminar este imponente edificio que destaca sobre las casas bajas del resto de la localidad.

De hecho, para apreciar realmente tu tamaño, basta con subir hasta el mirador de las montañas de Arucas, situado a 412 metros de altitud, desde donde disfrutar de unas vistas privilegiadas del municipio y sus alrededores.

14. Firgas

El pueblo del agua, sus manantiales han abastecido a Firgas desde la época prehispánica y su importancia aun se aprecia a día de hoy. Supieron sacar el máximo partido a los recursos que ofrecía la isla construyendo una acequia que serviría para repartir el agua para técnicas de regadío, o simplemente para lavar la ropa en lavaderos que todavía permanecen en pie a día de hoy. 

Esta relación con el agua se ve reflejada en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, la avenida de Gran Canaria, una sucesión de pequeñas cascadas de agua que crean una fuente muy singular, y que junto a los coloridos bancos y mosaicos de azulejo que representan cada uno de los municipios de Gran Canaria, lo convierte en una visita obligada en Firgas.

Cruzando la carretera en la parte alta de esta avenida, una sucesión de murales hacen honor a cada una de las islas del archipiélago canario. No podía llamarse de otra manera que no fuese Avenida de Canarias.

Además, Firgas cuenta con un puñado de edificios interesantes que bien merecen una visita, como son la iglesia de San Roque, construida en 1845, o la casa de cultura, ambos en los alrededores de la plaza de San Roque.

15. Teror

Llegamos a Teror con la promesa de probar sus famosos bocadillos de chorizo, acompañado por un clipper, un refresco de origen canario muy típico en la isla. Los domingos de mercadillo son la clave para degustar este clásico bocado o cualquier otro producto local. En los más de 100 puestos que ocupan las inmediaciones de la Plaza de Sintes, se pueden encontrar desde productos de alimentación; como queso, morcillas, chorizo o un riquísimo pan, hasta artesanía o ropa.


16. Tejeda

El corazón de la isla esconde pueblitos con mucho encanto, incluso uno que ostenta el título de uno de los pueblos más bonitos de España, como es el caso de Tejeda. No es de extrañar este reconocimiento ya que el entorno en el que se encuentra la localidad, a los pies del Roque Nublo, unido a sus calles empedradas y casas de fachadas blancas, no dejan indiferente a nadie.

Tejeda está rodeada de grandes extensiones de almendros, principal materia prima para la elaboración de dulces canarios, como mazapanes, polvorones, almendras garrapiñadas, coquitos y bienmesabe de almendra, que con ese nombre… ¡no puede defraudar!

Tu viaje a Gran Canaria no sería completo sin probar uno de estos dulces de Tejeda, y de entre todas las opciones, la Dulcería Nublo se lleva la palma. Hasta allí fuimos guiados por Bea y Juan, pero nuestro objetivo no era la almendra, si no el producto estrella de la pastelería, las palmeras de hojaldre. De chocolate, nutella o dulce de leche entre otras, no sabría decír cual está más rica, lo mejor, ¡probarlas todas! 😉 Una visita de lo más dulce.  

17. Artenara

Aunque lo dejemos para el final, no significa que Artenara sea menos interesante que el resto de pueblos. Quizás los sentimientos nos nublen la razón, pero para nosotros fue probablemente el lugar más especial de todos los que visitamos en nuestro viaje a Gran Canaria.

Los padres de Bea nos esperaban en su casa de Artenara justo para la cena y nos abrieron las puertas como a unos miembros más de la familia.  Desde la terraza de la casa las vistas no podían ser mejores, las montañas de Gran Canaria, con el Roque Nublo y Roque Bentayga como protagonistas, nos regalaron un atardecer único.

No cabe duda de que viajar es un aprendizaje constante, pero si además, se comparten momentos con personas tan especiales como este matrimonio y nuestra pareja de anfitriones, el viaje pasa a otra dimensión, el tiempo se detiene y el espíritu se enriquece.

Roque Nublo

Restaurantes

18. El Boya (El Pajar)

El restaurante Boya, en el municipio de Arguineguín, puede parecer a simple vista un chiringuito de playa más, pero sus más de 65 años de experiencia le avalan como uno de los mejores restaurantes de pescado fresco de la isla.

Desde su terraza con vistas al mar puedes disfrutar de sus sabrosos pescados o de platos típicos preparados con productos de primera calidad. Papas arrugadas, paella, gofio, ropa vieja y mucho más.

19. Addio Mare (San Agustín, Maspalomas)

No podía faltar un restaurante italiano en una lista como esta, ¿verdad? Pero es que el Addio  Mare merece un sitio privilegiado. Las instalaciones, las vistas y por supuesto la comida son motivos suficientes para visitarlo.

Platos como el solomillo Provenzana, la gigante pizza piazza o el queso de cabra con miel y almendras son un buen ejemplo de la buena cocina que se puede probar aquí. Un consejo, si tienes intención de ir a cenar, es mejor llamar para realizar una reserva ya que suele estar hasta la bandera.

20. Vega (Guayadeque)

Si vieses un mapa satelital del barranco de Guayadeque, lo último que te imaginarías es que allí arriba, donde Cristo perdió la sandalia, iba a haber un restaurante. Corrijo, ¡un pedazo de restaurante!

Vega fue probablemente nuestro restaurante favorito. Ayudó también que fuésemos acompañados de gente que conoce la isla, ya que de lo contrario, no hubiésemos sabido de su existencia.

Construido dentro de una cueva y con unas vistas increíbles del Barranco de Guayadeque, el restaurante Vega ofrece una gran variedad de platos típicos de Gran Canaria, elaborados con buen gusto y realmente buenísimos.

Tuvimos la oportunidad de probar el gofio escaldado, queso de cabra con miel, cochino frito o morcilla dulce canaria, y de postre, el delicioso polvito uruguayo y una tarta de tres chocolates.

Aunque la especialidad del restaurante vega es el cochino a la sal, creando eventos para la degustación de este rico plato una vez al mes. Si quieres saber más sobre estas jornadas del cochino a la sal para ver si coinciden con tu viaje a Gran Canaria, echa un ojo a la página de Facebook del restaurante, no te defraudará.

21. Yazul (Telde)

No recordaba haber comido tanto en mi vida como el día que visitamos el restaurante Yazul, en la localidad de Telde. Si buscas información sobre el Yazul, verás que lo describen como una pizzería. Pero nada tiene que ver con un local de pizzas, ya que en su carta podrás encontrar platos como solomillo al vino tinto o con puré de manzana, platos típicos de canarias como las papas arrugadas, queso de cabra con mermelada de frutos rojos o unos postres que quitan el hipo.

Después de tanto atracón, que no te extrañe que tu cuerpo serrano te pida una siesta, así que es buen momento para un descanso tirado en alguna playa. Te recomendamos echar un vistazo al post sobre las mejores playas de Gran Canaria en uno de nuestros blogs de referencia, Viajeros 3.0.


¿Te ha resultado útil el artículo? nos gustaría conocer tu opinión o simplemente que nos cuentes tu experiencia en tu viaje a Gran Canaria en la caja de comentarios de aquí debajo. 😉 O si lo prefieres, puedes escribirnos a través de nuestra página de Facebook.

Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Un día en Sibiu, el pueblo sajón de Transilvania
6 noviembre, 2019
Platos típicos Rumanía
12 platos típicos de Rumanía
22 octubre, 2019
Viaje a Rumanía
Viaje a Rumanía, la desconocida de Europa
10 octubre, 2019

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies