Fushimi Inari y Nara

¿Levantarnos a las 5:30 de la mañana para ver un santuario? —¿estás loco?— pensé. 

Pero al ver de qué se trataba, cambié de opinión, —ohhh creo que merecerá la pena!—

A las 6:30h. de la mañana, casi sin tiempo a pensármelo dos veces, ya estábamos en el JR camino a Fushimi Inari, así evitaríamos las hordas de gente que vimos al bajar del santuario sobre las 10.30h. Pero tranquilo, que está abierto las 24 horas, así que si no te apetece madrugar, te recomendamos ir a verlo por la noche que también debe ser una maravilla.

Fushimi Inari

Fushimi Inari es un santuario dedicado al dios del arroz y el sake, consagrado por el clan Hata en el siglo VIII. En esta época la única manera de subsistir era la agricultura y durante un tiempo, ésta fue disminuyendo. Por esto, este clan decidió utilizar las deidades para asegurar la prosperidad de sus negocios.

Para ello, creó un mágico y aparentemente interminable camino de más de 5000 toris (puertas) de color naranja que serpentean a lo largo de las colinas detrás del santuario Fushimi Inari, que hizo que se convirtiese desde ese momento en uno de los santuarios más populares de Japón. 

Echa un vistazo a todos los artículos del blog sobre Japón aquí.

Fushimi Inari y Nara

El resto de los Toriis que verás por el paseo son ofrendas que los campesinos fueron poniendo a lo largo de los años, todos con su nombre y fecha grabados en la parte posterior de cada puerta para que también les diese buena suerte en sus cosechas. En la actualidad donar una puerta Tori cuesta unos 400.000 yenes que son unos 3000€, casi nada, ¿verdad?

Comenzamos la ruta de senderismo o Senbon Torii, una ruta de 2-3 hrs (ida y vuelta), los senderos están muy bien marcados y no hay ninguna pérdida. Al final del camino de Senbon Torii te encontrarás con “Okuno-in”, se trata de un salón de plegarias del santuario construido en 1499, donde se reza a las deidades de la montaña Inari y de hecho, el santuario está alineado para poder ver los tres picos del monte desde aquí.

Fushimi Inari y Nara

A mitad de camino y subiendo la montaña encontrarás la intersección de “Yotsutsuyi”, donde tendrás unas vistas panorámicas preciosas de la ciudad de Kioto. Hay que seguir subiendo hasta encontrar las 3 cimas, “San-no-mine”, “Ai-no-mine” y “Ni-no-mine” hasta llegar a la cumbre “Ichi-no-mine”, situada a 233 metros sobre el nivel del mar.

El camino viendo el santuario en un paseo muy agradable y además, también te encontrarás con estatuas de “Kitsune”(zorro en japonés) por el cual los japoneses sienten mucha devoción. 

En este paseo encontrarás “Zenko”, para ser más concretos, es un tipo de zorro que lleva en la boca una llave, la llave de los graneros. Los Kitsune son los guardianes de las aldeas y los bosques y poseen una gran inteligencia, están bajo el mandato de la diosa sintoísta Inari, antiguamente diosa del arroz, la cual, recibía culto de los agricultores. Pero con el paso del tiempo, también fue de artesanos, mercaderes y samurais. La figura del zorro también comenzó a ser la protagonista del rezo, donde le piden deseos para que se los transmita a Inari, por ello le dejan su comida favorita, tofu frito, como ofrenda y si su plegaria se cumple colocan un delantal rojo en el cuello de la estatua del Kitsune.

¿Sabías que Fushimi Inari aparece en una película? 

Vamos, seguro que recuerdas haberlo visto en Memorias de una Geisha.

Nara

Cómo habíamos madrugado tanto para ver el santuario de Fushimi Inari, pudimos aprovechar el resto del día para ir a otra ciudad de esas que no te puedes perder si visitas Japón, situada a pocos kilómetros del santuario. 

Nara, a 42 kms al sur de Kioto, fue la antigua capital de Japón, cuna del arte y la literatura nipona y para nosotros una sorpresa muy agradable. Íbamos en buscar de ciervos, que es de lo que todo el mundo hablaba, y aunque ya vimos en Miyajima, nos apetecía conocer esta ciudad y nos sorprendió aún más con la llegada de Hiro.

¿Y quién es Hiro? 

A la salida del JR en Nara, vimos un mostrador con información y nos pareció interesante pararnos para que nos recomendaran algunos lugares de la ciudad. A su lado, un hombre de avanzada edad con un cartel que decía free tour parecía hacernos una invitación. Le miramos y nos preguntó si queríamos conocer Nara con él, así que no pudimos rechazar tan jugosa oportunidad, ¿qué mejor manera que con una persona local?

Hiro era un señor jubilado que el tiempo libre se le echaba encima y decidió invertirlo enseñando su ciudad a los viajeros, de esta manera utilizaba el inglés que había aprendido durante sus 15 años viviendo en Londres, donde tuvo un restaurante japonés. Tenerlo como guía fue completamente gratis, solamente tuvimos que pagarle el autobús de acceso al parque, que son 100 yenes cada trayecto.

Fushimi Inari y Nara
Fushimi Inari y Nara

Comenzamos la visita por el parque de Nara, donde vimos los primeros ciervos. No uno ni dos, sino decenas de ellos campando a sus anchas, ya que hay más de 1.200 libres por este parque de más de 500 hectáreas. Hiro nos dio unas bolitas y frutos secos para darles de comer y era como un manjar para ellos. 

Como ya podrás imaginar, el negocio también ha llegado aquí. En cualquier rincón del parque venden unas galletitas para ciervos, se llaman “shika senbei”, y están hechas de salvado de arroz y harina de trigo, sin azúcar ni otro producto malo para el animal.

Después de un paseo por el parque nos dirigimos al santuario Kasuga Taisha, que se encuentra al pie de las montañas sagradas de Kasugayama y Mikasayama. Llama la atención por las más de 2.000 lámparas de piedra que tiene en el camino hasta llegar al santuario, y una vez allí, por las alrededor de 1.000 preciosas lámparas de bronce.

La Unesco lo incluyó como Patrimonio de la Humanidad en 1998 y no nos extraña nada.

Fushimi Inari y Nara

Tras el santuario nos dirigimos al templo de Nigatsudo, es una estructura dedicada al templo Todai-ji, el templo de madera más grande del mundo y que alberga una estatua de 14.98 metros de bronce del Buda Vairocana, conocido como Daibutsu. Este templo es conocido también por haber pasado numerosos contratiempos, en el año 855 ocurrió un terremoto que dañó el templo que fue reconstruido rápidamente. Años más tarde, entre 1185 y 1195 una batalla entre clanes causó un fuerte incendio y forzó a la reconstrucción casi íntegra de éste. En 1567 llegaron nuevos incendios en Todai-ji que solamente salvaron el Nigatsudo y Nandaimon (la gran puerta del Sur), su reconstrucción no pudo ser inmediata ya que el país estaba en guerra y no fue hasta finales del S.XVII que consagraron el gran Buda y el edificio quedó restaurado tal y como se ve en la actualidad.

Fushimi Inari y Nara

Algo gracioso de este templo es que uno de los pilares que sostiene el edificio tiene un agujero en su base de las mismas dimensiones que los agujeros de la nariz del gran Buda. Dice la tradición que aquél que pase por él tendrá buena suerte en la vida, cómo puedes  imaginar, teníamos que probarlo. Es un agujero bastante pequeño así que yo, Sandra, a trancas y barrancas lo conseguí, así que Raúl ni lo intentó. A Hiro se le olvidó contarnos que normalmente son los padres los que mandan a sus hijos a meterse por el agujerito y que les bendiga.

El templo Todai-ji está abierto todos los días de 08.00 a 17.30 en las fechas que fuimos nosotros (Agosto), suele variar media hora arriba o abajo la hora de apertura y cierre en el resto de los meses.


El acceso al templo cuesta 600 yenes

Cómo teníamos solamente medio día esto es todo lo que pudimos ver de Nara, que no es poco, pero si tienes más tiempo puedes visitar la pagoda de los 5 pisos del templo de Kofukuji, que es la segunda pagoda más alta de Japón.

¿Habías oído hablar de estos Fushimi Inari y Nara? ¿Cuál te gustó más? Si quieres contarnos tu experiencia o bien preguntarnos alguna duda sobre estos dos lugares, no dudes en dejarnos un comentario aquí debajo, o bien a través de nuestra página de Facebook. Estaremos encantados de leerte. 😉


Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Ruta por la Provenza
Ruta por la Provenza, 9 lugares top al sur de la región
5 diciembre, 2019
Itinerario y presupuesto México en 30 días
21 noviembre, 2019
Un día en Sibiu, el pueblo sajón de Transilvania
6 noviembre, 2019

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies