De nuevo recorriendo kilómetros de vía ferroviaria a través de Japón, dejamos Nachi Katsuura para dirigirnos a nuestro penúltimo destino de nuestra aventura por Japón. Kioto, antigua capital del país, la ciudad más cultural y con más tradición de todo Nihon nos recibía con el calor al que no habíamos tenido más remedio que acostumbrarnos durante todo el viaje.

Nada más poner el pie en la estación, ya nos recorría por el cuerpo una sensación de emoción y felicidad por haber llegado a la ciudad en la que podíamos encontrarnos con el Japón más tradicional, con geishas paseando por las calles de Gion, casas de té y templos milenarios, algunos de los más antiguos del país del sol naciente.

Kioto fue la única gran ciudad japonesa que no sufrió ningún bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial, razón principal por la que aún conserva ese estilo clásico que tanto nos gusta, manteniendo casi intactos palacios, jardines y templos.  


Y hablando de bombardeos…si quieres conocer más sobre la oscura historia de Hiroshima y la bomba atómica, no te pierdas este artículo del blog.


Casi 2000 templos existen en la ciudad, además de mercados y barrios históricos, así que para que no tengas que volverte loco buscando los lugares más característicos y patearte la ciudad de cabo a rabo, ahí van nuestras humildes recomendaciones para que disfrutes de Kioto como se merece.


Imprescindibles:

Templo Sanjusanjendo

Venga, ¿Qué os parece comenzar por uno de los platos fuertes de Kioto? uno de los templos más importantes de la ciudad y probablemente de todo Japón es el Templo de Sanjusanjendo. Su popularidad tiene mucho que ver con los que esconde en su interior, nada más y nada menos que 1001 estatuas de Kannon, la diosa de la misericordia.

Construido en 1164, la estructura de madera del hall principal se considera la más grande de Japón, algo lógico si tenemos en cuenta el ejército de estatuas a tamaño real que protegen el edificio.

Qué ver en Kioto

Si estáis esperando una foto…lo sentimos, estaba completamente prohibido fotografiar el interior del templo, así que tendréis que fiaros de nuestro criterio, y la verdad es que solo podemos decir, que es un lugar increíble y místico.

Lo que sí pudimos hacer dentro es recibir nuestro primer Goshuincho, el sello caligráfico correspondiente a este templo, realizado a mano por uno de los monjes. Cada santuario o templo tiene su propio sello, o goshuin, por lo que es un suvenir original y un recuerdo genial de todo viaje a Japón.

Qué ver en Kioto

Gion, el barrio de las geishas

Si existe un lugar donde ver geishas o  maikos (aprendiz de geisha) paseando por las calles, este el Gion, uno de los barrios más tradicionales de Kioto. Pasear por sus calles, que ya es todo un reclamo, puede conllevar una sorpresa mayúscula al cruzarte con una de estas artistas tradicionales japonesas que tan difícil resulta encontrar.

No quedan demasiadas geishas hoy en día en Japón, y muchas de las que aún continúan con este oficio, lo realizan en teatros preparados para recibir a los turistas. Por eso, el simple hecho de cruzarte con una en plena calle, ya es un premio. Tener la oportunidad de admirar su elegancia y su paso corto pero rápido, o  imaginar el ritual que supone vestirse con todo su atuendo, nos transportó a una época en la que estas artistas recorrían las calles, desde su Okiya (albergue donde residían), hasta el lugar de reunión donde realizaban todo tipo de espectáculo de música, baile o narración.

Qué ver en Kioto

Gion está dividida en dos zonas, Gion Kobu y Gion Higashi (antiguamente Gion Otsubu), y aunque en ambas es posible encontrarse con alguna geisha o maiko, en Gion Kobu resulta más fácil por la gran cantidad de casas de té que alberga, alrededor de 80.

Aunque no todo son Geishas en Gion, ya que en cada calle, además de casas de té, encontrarás  tiendas de todo tipo, donde disfrutar de un dulce tradicional, souvenirs, artículos de artesanía, y hasta tiendas donde vestirte como una auténtica geisha. 

Templo Kiyomizudera

1200 años, ese el tiempo que ha transcurrido desde la fundación del templo Kiyomizudera, increíble, ¿verdad? Uno de los templos más longevos de la ciudad, el cual se construyó, al igual que Sanjusanjendo en honor a la deidad de la misericordia y la compasión, Kannon.

Qué ver en Kioto

Situado en el barrio de Higashiyama, Kiyomizudera, uno de los templos más respetados y queridos por la gente local, fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1994.

Su estructura de madera ha dado lugar a varios incendios, por lo que apenas quedan restos de su construcción original, sin embargo, tanto el edificio principal como el resto de templo y recintos religiosos no han perdido ni un ápice de la majestuosidad que se intuye de sus primeras construcciones.

Qué ver en Kioto

Ninenzaka y Sannenzaka

Ambas calles, situadas en el distrito de Higashiyama, se encuentran a escasos metros del templo Kiyomizudera, y a través de ellas, viajarás al instante al Kioto más tradicional. Disfrutar sin prisa de estos lugares es sin duda una obligación en una visita a la ciudad.

Casas clásicas de madera de dos alturas, tiendas tradicionales de té, dulces o artesanía, además de restaurantes y bares que invitan a tomar una cerveza Asahi para combatir el calor. Vale, esto último no es muy tradicional, pero en pleno verano, con calor y después de una buena caminata, te mereces un premio. 😉

Da la impresión de que nadie ha movido ni una sola piedra de sus calles empedradas, lo que hacía imaginarnos recorriéndolas hace varios siglos, cuando los turistas no distorsionábamos la tranquilidad y la realidad de un lugar tan auténtico como este.

Qué ver en Kioto

Templo Kodai-ji

En el distrito de Higashiyama se encuentra también el templo Kodai-ji, construido en el año 1606 en memoria de Toyotomi Hideyoshi, una gran figura histórica de Japón. Dentro del templo, se puede disfrutar de lugares como el main hall, o Hojo, bellos jardines como Rock Garden o el jardín Tsukiyama, dos casas de té, y el mausoleo en honor a Hideyoshi.

Ceremonia del té

Una de las actividades clásicas de Kioto es asistir a una ceremonia del té, un ritual tradicional que consiste en la preparación del té verde o matcha y cuyo origen está influenciado por el budismo zen.

Es uno de los mayores atractivos culturales que existe en Japón y la mejor manera de conocer la historia y la tradición a través de la delicadeza, la educación y la perfección. Cada movimiento está estudiado al milímetro, tanto los pasos a seguir como los utensilios a utilizar, destrezas adquiridas tras años de práctica y aprendizaje.

Qué ver en Kioto

La cultura del té en Japón se introdujo desde China en el S.IX y su popularidad aumentó rápidamente, primero como bebida medicinal para luego convertirse en la bebida más consumida en el país, hasta obtener la importancia que conocemos hoy en día, la cual coloca a la ceremonia del té como uno de los rituales más respetados de Japón.

Quisimos vivir de primera mano una de estas ceremonias y tras buscar opiniones e información de precios, nos decantamos por visitas la Casa de té Ju-an, que así de primeras por el nombre, podría ser nuestro vecino el del primero, pero que resultó ser una experiencia genial donde conocer desde dentro la más pura tradición de Kioto.

El precio de esta ceremonia fue de 2250¥ (unos 18€) por persona, reservando con antelación y pagando a través de Paypal. Por el contrario, si pagas en metálico allí mismo el precio es de 2500¥.

Qué ver en Kioto

El barrio de Pontocho

Otro de los distritos más tradicionales de Kioto donde poder encontrarnos con geishas es Pontocho, situado al oeste del río Kamo. Quizás sea algo más complicado cruzarte con ellas, pero no te preocupes, el simple hecho de caminar entre sus estrechas calles ya es una gozada.

Pontocho es una de las zonas de ocio de la ciudad, donde la gente local acude a alguno de sus lujosos restaurantes, o simplemente a disfrutar de una cerveza en compañía de amigos o compañeros de trabajo.

Qué ver en Kioto

Si tienes la oportunidad de visitarlo por la noche, entonces ya se convierte en un planazo. Farolillos colgados de las puertas de casas y restaurantes, un ambiente mágico que sumado a la tranquilidad que se respira, te hace pensar que los turistas han desaparecido del mapa y han dejado este increíble lugar para ti solo.

Por cierto, no te preocupes si tras un largo paseo no te cruzas con ninguna geisha, puedes acudir al Pontocho Kabukenjo Theater donde desde el S.XVI estas artistas muestran sus habilidades a propios y extraños.

Kawaramachi y Shijo

Ya sé, estarás pensando…¿Y cuando llega el momento de las compras?

Vaaaale, vamos a darte ese capricho, y este se llama Kawaramachi.

Kawaramachi, junto con su intersección con la calle Shijo, es un área de compras donde encontrarás grandes almacenes, como los de Takashiyama o Marui, tiendas de moda y artesanía, y hasta grandes marcas como Louis Vuitton. Sí, esta última se encuentra fuera de nuestro presupuesto viajero. 🙂

Cerca de la intersección entre ambas calles, se encuentran también las galerías comerciales de Teramachi y Shin Kyogoku, dos calles peatonales cubiertas que contienen gran cantidad de tiendas y restaurantes en un ambiente más joven que las galerías lujosas.

Toda esta zona conecta con nuestro siguiente punto.

El mercado Nishiki

Paralela a Shijo discurre la galería comercial Shinkyogoku, la cual esconde uno de los mercados de alimentos más famoso de Kioto, el mercado Nishiki, conocido como la “Cocina de Kioto”.

Hasta Nishiki acuden cada día cientos de japoneses en busca de productos de calidad, desde alimentación, carnes, verdura y sobre todo mariscos frescos, hasta utensilios de cocina y cuchillos. A pesar del ajetreo que existe en sus calles, Nishiki es un lugar perfecto para conocer las tradiciones culinarias por las que Kioto es conocida, con un buen puñado restaurantes de especialidades y puestos a pie de calle, donde probar la calidad de los productos locales. Así que…ve con hambre a este mercado porque ¡querrás comer de todo!

Qué ver en Kioto

Interesantes:

Templo Kennin-ji

Kennin-ji está considerado como el templo zen más antiguo de Kioto, construido en el año 1202. Fue fundado por el monje budista Yousai, quien introdujo el budismo zen y el cultivo de té a Japón tras un viaje por China.

Aprovecha tu visita al barrio de Gion para hacer una parada en este hermoso templo que guarda joyas en su interior como la obra “The wind and Thunder Gods”, el jardín Chouontei, el salón principal o la pintura “Twin Dragons”.

Qué ver en Kioto

Santuario Yasaka

El santuario sintoísta de Yasaka, situado junto al barrio de Gion, fue construido en el año 656 al final de la calle Shijo. Allí, unas escaleras ascienden hasta la imponente puerta Nishiromon, la entrada principal de este complejo religioso.

Podríamos quedarnos junto a la puerta sentados en la escalinata y viendo el ir y venir de la gente, una costumbre cada vez más arraigada en nosotros, pero aun nos quedaba mucho por ver en el interior. Antes, pasamos por la fuente de abluciones para purificarnos antes de entrar al santuario, el cual nos da la bienvenida con dos guerreros zuijin a ambos lados de la puerta.

Qué ver en Kioto

Una vez dentro, el recinto está salpicado de santuarios más pequeños como el Ekijin-Sha, Ebisu-Sha o Ota-Sha, y de un patio central donde se sitúa un escenario con más de 300 farolillos donde se representan danzas, y el salón principal, o Honden, construido de manera tradicional en madera y hasta donde las japoneses hacen cola para realizar una ofrenda a la deidad.

Cada mes de Julio, en el santuario Yasaka se da lugar el festival más importante de Kioto, el Gion Matsuri, celebración cuyo origen se remonta al año 869. La leyenda del lugar habla de un lago subterráneo sobre el que se construyó el santuario, el cual permitía al dragón de aguas azules recibir agua para asegurar el bienestar de la zona.  

Un paseo a orillas del río Kamo

“Kamogawa”, o el río del pato según su traducción, es el lugar perfecto para desconectar y sentirte en plena naturaleza dentro del bullicio de la ciudad. Encontrarás todo tipo de gente allí, dando un paseo, corriendo, en bicicleta, pintando un lienzo o incluso si tienes suerte alguna Geisha caminando por la orilla del río. El mejor momento del día para visitarlo es el atardecer ya que te quedarás con una preciosa estampa.

Muchos japoneses van a pasear o a sentarse cerca del río cuando salen del trabajo y así desconectar con sus amigos. Si tienes oportunidad fijate en la manera que tienen de sentarse, respetando una cierta distancia, siempre respetando el espacio de las otras personas, es algo que llama la atención en la cultura japonesa, el respeto que tienen entre ellos.

Qué ver en Kioto

Durante la época de verano, que es cuando nosotros estuvimos, los restaurantes abren sus balcones con vistas al río, lo llaman “Noryo Yuka”, donde la gente puede disfrutar de una cena al aire libre. 

También tuvimos la suerte de estar a primeros de Agosto allí  y poder ver una de las dos fiestas más populares de Japón, el festival “Kyo no Tanabata” fiesta de las estrellas. Se trata de una tradición importada de China que empezó a celebrarse conjuntamente con otra festividad japonesa, el “tanabatsume” a partir del periodo Nara (710-794) y se popularizó en el periodo Edo ( 1600- 1868) hasta llegar a la actualidad.

Está basada en un cuento asiático popular de la princesa y el pastor.

— ¿Y cómo lo celebran? — La tradición más popular para celebrar este día es escribir un deseo en una pequeña tira de papel “tanzaku” y colgarla de las ramas de los árboles de bambú de la ciudad junto a otras decoraciones de colores.

Al atardecer, la rama de bambú y las decoraciones se colocaran en un barquito a flote sobre el cauce del río. Si ese día no llueve tus deseos se cumplirán, ya que significará que la princesa y el pastor se han encontrado, en cambio si llueve no será así. ¡Tradiciones Japonesas!


¿Cómo llegar a Kioto? (Desde Tokio y Osaka)

Cómo seguramente ya sabrás hay más de 400 kms de distancia entre Tokio y Kioto y te estarás preguntando…¿cómo puedo llegar hasta Kioto desde la capital japonesa?

Nosotros te proponemos 3 maneras que creemos que son las más rápidas y/o económicas.

1.  Shinkansen ( tren bala)

Si ya has leído nuestro post sobre el JR Pass, seguramente te hayas decidido a comprarlo. Entonces, con este pase puedes utilizar el Shinkansen (tren bala) que mas te apetezca desde Tokio sin importarte su precio. No obstante, si no te has decidido por la JR Pass te dejamos los tipos de Shinkansen que existen en este trayecto dependiendo de tu presupuesto:

Nozomi, se trata del tren bala más rápido que encontrarás en Japón, el trayecto dura 2h 20 minutos y su precio de ida ronda los 110€ sin el JR Pass.

Hikari, se trata de otro tren bala, éste un poco más económico pero más lento. Su precio es de 107€ y el trayecto dura 2h 40 minutos.

Kodama, se trata del tren bala más lento, el viaje dura 3h 50 minutos y el precio es parecido a los anteriores.

Cómo has podido comprobar, solamente con un viaje de ida ya te sale rentable el JR Pass, nosotros así lo hicimos y fue una experiencia muy chula, además por el trayecto vas viendo el monte Fuji, precioso. 😉

2.  Autobús

Quizás sea la opción más barata pero no la más corta. El viaje suele tardar entre 6 y 9 horas dependiendo de las paradas que realice y su precio inicial comienza por 12€ y va aumentando si vas mejorando tu confort en el viaje, también el precio dependerá de si es temporada alta o baja. Lo bueno es que puedes hacer la reserva de los asientos entre 1 y 3 meses de antelación.

Normalmente realizan viajes tanto a Kyoto como a Osaka (se encuentra a 30 minutos) por lo que si ves alguno que te encaja no descartes esa opción tampoco.

Puedes echar un vistazo a esta página donde aparecen bastantes autobuses a buen precio: www.kosokubus.com

3.  Seishun 18 kippu ( tren local)

Si vas con el presupuesto ajustado y el JR Pass te parece caro, esta puede ser una buena opción. Se trata de un pase de la compañía JR  que te permite viajar por el país de manera ilimitada durante 5 días, que pueden ser consecutivos o no, en trenes locales o rápidos de la compañía JR. Esto quiere decir que no podrás utilizar ni el Limited Express ni en Express ni tampoco los Shinkansen.

El precio de este pase es de alrededor de  97€ (11.850 yenes) y tiene una ventaja que no es personal, es decir, un grupo de personas pueden compartir el mismo pase pero cada persona contará como un día. Es decir, por ejemplo, si el pase lo usa solamente una persona, tendrá validez de 5 días (aunque cada día lo use una persona diferente, pero solamente una), mientras que si lo usamos 5 personas a la vez tan solo tendrá una validez de 1 día.

Este pase a nuestro parecer tiene varios inconvenientes, uno es que solamente está disponible durante las vacaciones escolares, que son en Marzo, a finales de Julio y Agosto y Diciembre y Eneros los meses completos y otro, que los trayectos pueden ser lentos con bastantes trasbordos y pueden resultar bastante cansados. 

Desde Osaka

Cómo ya hemos comentando antes, Osaka está cerca de Kioto, a 55 kms y las opciones para poder desplazarte son las mismas que hemos comentado antes. Si utilizas el JR Pass la mejor opción es coger el Shinkansen y en 30 min estarás en Osaka.


¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Conoces Kioto? Si quieres saber más sobre la ciudad, tienes dudas o simplemente quieres contarnos tu experiencia en Kioto, no seas tímido y déjanos tu comentario aquí debajo o a través de nuestra página de Facebook.

Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Itinerario Sri Lanka
Itinerario Sri Lanka en 17 días
19 septiembre, 2019
Viaje a Gran Canaria
21 imprescindibles en tu viaje a Gran Canaria
10 septiembre, 2019
Qué ver en Essaouira
Qué ver en Essaouira, la perla del Atlántico
27 agosto, 2019

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies