Un día en Matsumoto y Naraijuku

Cuando cerramos los ojos y pensamos por unos segundos en Japón, algunas de las imágenes que más fuerza nos transmiten están relacionadas con los castillos, sus jardines o los samuráis. Y cuando hablamos de castillos, no podemos pasar por alto uno de los más espectaculares del país, el místico castillo negro.

-¿Cómo? ¿El de Juego de Tronos?- no hombre noooo, el de Matsumoto. En este lugar, vivimos uno de esos momentos geniales que la casualidad o el destino nos regalaron.

Pero espera… porque eso te lo contaremos más abajo. Antes, vamos a relatarte lo que nos dio de sí un día en Matsumoto y Naraijuku, dos pueblos situados en la prefectura de Nagano.

No te pierdas en el blog el resto de artículos sobre Japón, itinerarios, presupuestos y consejos para recorrer cada ciudad.

Un día en Matsumoto y Naraijuku

¿Cómo llegar de Tokio a Matsumoto?

El tren bala, Shinkansen, hace honor a su nombre. En apenas 2 horas y media habíamos recorrido los casi 300 kilómetros que separan ambas ciudades. En realidad, se realiza en dos trayectos: el primero de ellos, desde la estación de Tokio hasta Nagano Station, “volaremos”a través de la línea Hokuriku-Shinkansen, mientras que en el segundo tramo del viaje, cambiaremos de tren, esta vez de la línea Shinano de JR, hasta la estación de Matsumoto.

Fue nuestro primer trayecto tras validar el JR Pass, por lo que los siguientes 7 días, podríamos desplazarnos tanto en tren, como autobuses e incluso ferries a lo largo de Japón.

Ah…¿que aun no sabes lo que es el JR Pass? Pincha aquí para saber más.


Naraijuku

Tras acomodarnos en nuestro hostel de Matsumoto, el Southern Cross Inn, salimos dirección a un pueblito del que habíamos oído hablar. Un lugar tradicional, en el que parece no haber transcurrido el tiempo, con casas de madera y farolillos en cada puerta, Naraijuku.

Narai se encuentra enclavado en la histórica ruta Nakasendo o Kiso-Kaido, la cual conectaba Tokio con Kioto en pleno periodo Edo, y entre sus 69 estaciones, esconde otros lugares tan mágicos como Nakatsugawa, Magome o Tsumago.

Decidimos centrarnos únicamente en recorrer Narai, hasta donde llegamos en tren desde la estación de Matsumoto hasta Nagiso Station en algo más de hora y media. Nada más bajar del tren, el encanto del pueblo envuelve el entorno, edificios de madera tradicionales, casas de té, ryokans, restaurantes, tiendas de souvenirs…solamente nos faltaba el quimono y el traje de samurai para grabar una película de Akira Kurosawa allí mismo.

Apenas circulaban vehículos por las calles salvo alguna moto despistada, las cuales rompían el silencio que reinaba a lo largo de la calle principal. Incluso los pocos turistas que paseaban por el pueblo trataban de no hacer ruido para no romper el ambiente tan místico.

Repartidos por el pueblo, varios edificios destacaban en el mapa que conseguimos en la oficina de información turística. Entre ellos, Shizume Shrine, con su imponente arco bermellón, Nakamura´s Residence, el templo Chosen-ji, Tezuka family Residence o el puente Kiso Ohashi.

Un día en Matsumoto y Naraijuku
Un día en Matsumoto y Naraijuku

La gastronomía tampoco pasa desapercibida en  la región de Nagano, cuya especialidad, los fideos soba, pudimos disfrutar en el restaurante Tanakaya. Un set que incluía fideos soba, té de flor de cerezo, sopa miso y goheimochi, una tarta de arroz asada recubierta con salsa de nueces y sésamo. Todo ello por 800¥ el menú, unos 6,50€.

Típico de la región también encontramos el oyaki, un bollito de trigo sarraceno asado, relleno de verduras o fruta. Un tentempié para picotear a cualquier hora del día.

Un día en Matsumoto y Naraijuku

Después de reponer fuerzas, Narai todavía tiene un as en la manga, un trekking de unos 6 kilómetros a través de las montañas que conecta Yabuhara-yuku con Narai-yuku siguiendo la ruta Kiso-Kaido. Y si aun te queda tiempo y dispones de uno o dos días más, la ruta Kiso-Kaido esconde una de las rutas más bellas de esta región, la que une Magome con Tsumago.  

Después de disfrutar de un día en el que habíamos retrocedido en el tiempo, ¿Qué podía ya mejorarlo?



Castillo Matsumoto

Regresamos a Matsumoto de nuevo con la intención de visitar el castillo negro, uno de los más bellos del país. Construido entre 1592 y 1614, la estructura del castillo y su color negro le otorgan un aspecto sobrio, colosal y majestuoso.

Los 6 pisos de altura del Tenshu, o torre principal, cada uno destinado a una tarea por los antiguos habitantes del castillo, recoge hoy en día una gran colección de armamento, armaduras y utensilios originales que te acercan aun más a la forma de vida de hace 400 años.   

Allí estaba, imponente, rodeado del gran foso y preparado para que en cualquier momento, los samuráis salgan a la batalla para defender el castillo.

Un día en Matsumoto y Naraijuku

Pero hoy no había samuráis, si no un evento con el que coincidimos casi sin querer. Desde el exterior, parecía que se estaba librando una batalla en el patio principal, ritmos de tambores de guerra retumbaban en los alrededores. Aunque lo que encontramos cuando accedimos fue un enorme escenario en el que un grupo Taiko hacia sonar sus tambores de una manera magistral y sincronizada.

El Taiko, o kumi-daiko, es un arte musical de percusión que deriva del antiguo uso de estos tambores en la guerra. En 1951, se establece la primera agrupación Taiko como arte tradicional japonés, y en poco tiempo se vuelve muy popular en todo el país, juntando tambores de todo tipo, formas y tonalidades.

Un día en Matsumoto y Naraijuku

Esta vez la fortuna hizo que pudiéramos disfrutar, como amantes de la música, de este gran evento que juntaba agrupaciones de todo el país y atraía a cientos de personas al patio del castillo. Esto es lo que hace que viajar tenga sentido, descubrir y conocer una cultura desde dentro y aprender de todo ello. 


¿Te ha parecido interesante el artículo? ¿Viajas a Japón y tienes alguna duda? No te cortes y déjanos tu comentario aquí debajo o bien a través de nuestra página de Facebook, estaremos encantados de responderte. 😉

Post relacionados

Déjanos tu comentario

Últimos artículos

Un día en Sibiu, el pueblo sajón de Transilvania
6 noviembre, 2019
Platos típicos Rumanía
12 platos típicos de Rumanía
22 octubre, 2019
Viaje a Rumanía
Viaje a Rumanía, la desconocida de Europa
10 octubre, 2019

Suscríbete  y consigue 

esta guía

GRATIS

Es necesario que aceptes la política de privacidad para poder continuar.

OFERTAS PARA VIAJEROS

Booking.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies